Redacción BLes – Luego de que el pasado jueves se conociera la noticia de la inesperada muerte de Saoirse Roisin Hill, la nieta de Robert F. Kennedy, salió a la luz una conmovedora carta en la que describió el calvario que atravesó a pesar de su corta edad.

El 3 de febrero de 2016, ella publicó un impactante testimonio en una columna del periódico escolar The Deerfield Scroll, titulado ‘Enfermedad mental en Deerfield’, en el que relataba lo que padecía cuando la depresión había comenzado a manifestarse en su vida.

Mi depresión se arraigó en el primer año de la escuela secundaria y estará conmigo por el resto de mi vida, comenzaba diciendo Saoirse. “Aunque en su mayoría solía ser una niña feliz, sufrí episodios de profunda tristeza que me hicieron sentir como si tuviera una pesada roca en el pecho. Estas batallas iban y venían, pero no me afectaron exteriormente, hasta que llegué al segundo año de Deerfield“, continuaba la joven.

[Mató a su esposa, guardó su cuerpo en un congelador y se suicidó]

En crudas palabras, sacó a relucir cómo la depresión fue impactando en cada ámbito de su vida: “Comencé a aislarme en mi habitación, a alejarme de mis relaciones y a renunciar a mis tareas escolares. Durante las últimas semanas de la primavera, mi tristeza me rodeaba constantemente. Pero ese verano, después de mi segundo año, la depresión rara vez volvía a aparecer, y yo estaba agradecida por su ausencia“.

Saoirse Roisin Hill.

Entre el segundo y tercer año de secundaria, la joven dijo que sus síntomas depresivos parecían haberse esfumado, sin embargo, pronto volverían a aparecer luego de que un conocido la abusara sexualmente. “Mi sentido de bienestar ya estaba comprometido, pero lo perdí totalmente después de que alguien a quien conocía y amaba rompiera los límites sexuales conmigo. Hice lo peor que puede hacer una víctima: fingir que nada había pasado”, contaba.

[Un hombre perdió las extremidades luego de que su perro lo lamiera]

En el extenso texto, Saoirse puso al descubierto que esta situación fue algo muy difícil de superar, por lo en ese momento tuvo su primer intento de suicidio. “Fueron demasiadas cosas para asimilar, y traté de quitarme la vida“, recordaba la joven.

Saoirse siguió detallando cómo fue su paso por una institución de salud mental y la brecha de impotencia que generó en ella la poca aceptación y conocimiento que hay sobre esta enfermedad mental, la depresión: “…nadie parece saber cómo hablar de las enfermedades mentales (…) El hecho de que la enfermedad no sea visible desde el exterior no significa que la persona que la padece no esté luchando“, se descargaba.

Saoirse Roisin Hill.

Casi al final de su testimonio, Saoirse aprovechó para hacer visible la importancia que tiene detectar y contener a las personas que atraviesen por esta, o cualquier otra enfermedad mental.

He experimentado mucho estigma en torno a la salud mental (….) tenemos el poder de poner fin a esto inmediatamente. El estigma culpa a la persona que sufre la enfermedad y hace que sienta vergüenza de hablar abiertamente sobre lo que está pasando“, pedía la comunidad indignada.

La mansión donde encontraron el cuerpo sin vida de Saoirse Roisin Hill.

El clan Kennedy sumó una víctima más. Saoirse Kennedy, nieta de Robert F. Kennedy, falleció a los 22 años de edad en la residencia familiar, debido a una aparente sobredosis.

El caso se ha destacado en los medios de comunicación debido a que se sumó a la lista de las inusuales tragedias que han rondado a la familia, siendo el más destacado el homicidio del presidente John F. Kennedy, en noviembre de 1963.

Le puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__