Santiago de Chile despertó este lunes en medio de un toque de queda que venció a las 6:00 de la mañana hora local, después de un fin de semana de protestas que dejaron grandes destrozos en esa capital.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, en un mensaje en el palacio presidencial de La Moneda, confirmó la muerte de siete personas el domingo, todas en saqueos: dos en el incendio de un supermercado y cinco en el de una fábrica textil.

Sin embargo, la Intendencia de la Región Metropolitana de Santiago de Chile notificó este lunes que la cifra de fallecidos ha aumentado a 11 en unas manifestaciones que se propagaron por todo el país durante el fin de semana.

Los disturbios fueron la respuesta a un alza del precio del transporte público anunciado el viernes, que luego fue suspendido. No obstante, manifestantes enmascarados incendiaron autobuses, estaciones del metro, supermercados, bancos y el edificio de una de las principales compañías de electricidad.

En las calles, las llamas y el humo se mezclaron con gases lacrimógenos y cañones de agua que usaron las autoridades para contener a los manifestantes, mientras las fuerzas armadas se movilizaron en la ciudad.

Trabajadores limpian un supermercado saqueado en Santiago de Chile el domingo 20 de octubre de 2019. (AP Foto/Esteban Felix)
Trabajadores limpian un supermercado saqueado en Santiago de Chile el domingo 20 de octubre de 2019. (AP Foto/Esteban Felix)

Los grandes daños sufridos por el Metro de Santiago superan los 300 millones de dólares y habrá estaciones y líneas que tardarán meses en volver a quedar operativas, dijo este domingo al Canal 13 de televisión Louis de Grange, el presidente de la compañía.

Al menos 78 estaciones del ferrocarril metropolitano sufrieron destrozos y algunas de ellas resultaron completamente destruidas.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, indicó que la red del metro de Santiago estará cerrada este lunes, con excepción de la línea 1, que funcionará de manera parcial.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, habló el domingo por la noche por TV en la segunda noche de toque de queda y expresó de un mundo brutal el momento que atraviesa su país.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite, que está dispuesto a quemar nuestros hospitales, el metro, los supermercados, con el único propósito de producir el mayor daño posible”, expresó.

Rodeado de militares, el presidente afirmó que “los vándalos son verdaderos criminales”, aunque dijo entender que “nuestros compatriotas tienen derecho a protestar y compartimos muchas de sus inquietudes y necesidades”.

También en su cuenta de Twitter se refirió a la situación.

El caos se extendió al aeropuerto de Santiago, donde cientos de vuelos fueron cancelados. Miles de personas esperaban en las terminales la reprogramación de sus vuelos, durmiendo en los pasillos, a los que empezaron a sumarse quienes llegaban a la capital y preferían no trasladarse a sus alojamientos en pleno toque de queda.

Los estudiantes llamaron a nuevas movilizaciones para el lunes.

Fuente: Voz de América

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Categorías: América Chile

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.