Ray Donovan, el nuevo jefe de la Administración para el Control de Drogas, (DEA por la sigla en inglés), de Estados Unidos, enfrenta ahora la lucha contra la alianza del cártel del Chapo y las pandillas latinas y chinas que distribuyen opiáceos y otras drogas en el país.

Donovan demás de tomar medidas enérgicas contra los narcóticos en Nueva York, considerado el mayor “bazar” de drogas de Estados Unidos, se centra en lo que llamó su mayor reto: poner fin a la explosión de miles de kilos de heroína y fentanilo, un opioide sintético, en la ciudad.

“Nuestra prioridad número uno en la DEA es salvar vidas”, dijo el nuevo director, quien supervisa el trabajo de 1,100 agentes en todo el estado. “Mi gente está concentrada en la heroína y el fentanilo, que mata a los americanos”, dijo según el New York Post del 13 de abril.

El cártel de El Chapo junto con pandillas latinas y chinas agravan la crisis de los opiáceos en EE. UU.
Ray Donovan, el nuevo jefe de la Administración para el Control de Drogas, (DEA por la sigla en inglés), de Estados Unidos.

El origen de los opioides

Parte del fentanilo llega por mensajería desde China, donde se originan las materias primas de los opioides sintéticos. Tanto el fentanilo como la heroína también llegan a la ciudad en tractocamiones y coches de alquiler, dijo Donovan.

Los opioides sintéticos también son fabricados por cárteles mexicanos, como el de Sinaloa, y enviados a Nueva York, donde son distribuidos por bandas chinas y dominicanas que trabajan principalmente en Flushing y Brooklyn.

“Las pandillas criminales chinas tienen estas fuertes conexiones con los cárteles mexicanos, que se remontan a la década de 1980”, agregó el jefe de la DEA, de acuerdo con el mismo medio.

El alto funcionario informó también que entre 2017 y 2018, hubo un aumento de 273 por ciento en la incautación de fentanilo.

“Necesitamos terminar con el flujo de drogas antes de que mate a mucha más gente”, dijo.

La crisis de los opioides

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha convertido la ‘crisis de los opioides‘ en un tema central de su administración y pocos meses después de tomar posesión del cargo encargó que se hiciera una exhaustiva investigación sobre las causas y soluciones a la epidemia de adicción a los opiáceos en Estados Unidos.

“Esta epidemia es una emergencia de salud nacional nunca observada, como nadie ha presenciado en su vida. Nadie ha visto algo como lo que está sucediendo ahora”, aseguró el presidente Trump en octubre de 2017.

El cártel de El Chapo junto con pandillas latinas y chinas agravan la crisis de los opiáceos en EE. UU.
La amapola sirve de base para la producción de heroína.

Los opiáceos son un grupo de medicamentos fabricados (a partir de la planta adormidera o amapola) para servir como analgésicos o anestésicos, es decir, para aliviar dolores severos, y son causantes de adicción.

El fentanil es 50 veces más potente que la heroína. Y hay otra droga sintética incluso más letal, el carfentanil, que se usa para dormir elefantes, 100 veces más potente que el fentanil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año mueren en el mundo 69.000 personas por sobredosis de opioides, y EE. UU. lidera el consumo de esas sustancias.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados