Scout, el cachorro de ocho meses de Kirk Lacewell, quien ha vivido en Langley, Washington, Estados Unidos, ya por seis años, cavó en el patio trasero de su casa hasta extraer lo que parecía ser un pedazo de roca, pero que en realidad era un diente de un mamut lanudo prehistórico.

Lacewell cuenta un poco sobre el hallazgo de su mascota, un fósil que se calcula tiene cerca de 13.000 años.

“Lo vi [a Scout] con lo que me pareció una roca un día hace un par de meses y no le di importancia”, dijo Lacewell a Fox News, “y al día siguiente volvió a tener esa roca. Solo la llevaba por el patio”, continuó relatando el dueño del perrito.

Kirk Lacewell, relata la historia.

Aunque el aspecto era por completo el de una piedra, Lacewell consultó con los expertos de la Universidad de Washington.

“Llamé al museo de la Universidad de Washington y los paleontólogos examinaron las fotos y me dijeron que esto era parte de un diente de mamut lanudo“, indicó.

Scout, el perrito explorador.

En realidad no se trata de un descubrimiento raro para esa área del país, pero para Scout y su dueño ha significado el disfrute de sus “quince minutos de fama”, en palabras del propietario de la mascota.

Ahora los vecinos del lugar del hallazgo han quedado intrigados por saber qué otros restos prehistóricos podrían esconderse en las cercanías, y el dueño del gigantesco diente planea dejarlo como reliquia familiar.

Se calcula que esta especie desapareció hace unos 10.000 años, por causas que se desconocen, y se han encontrado restos de sus ejemplares en varios lugares del mundo.

Por su parte, George Church, genetista de Harvard y MIT, cofundador de CRISPR, y también jefe del equipo de Harvard Woolly Mammoth Revival, pretende introducir genes de mamut en el elefante asiático, para conservarlos.

CRISPR es una controvertida herramienta de edición de genes.

José Ignacio Hermosa – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.