Cinco personas murieron luego de que un temporal de lluvias y vientos fuertes castigó a la ciudad de Rio de Janeiro durante la noche, dijeron las autoridades el jueves.

Isabel Paes, de 56 años, y Mauro Ribeiro, de 33 y madre e hijo, fallecieron en Guaratiba, en la zona oeste de Rio de Janeiro, y son hasta ahora los únicos muertos identificados por los bomberos.

El alcalde Marcelo Crivella decretó un luto oficial de tres días por las víctimas.

“Fue un evento que sorprendió hasta a los meteorólogos. En dos horas llovió lo que suele llover el mes entero”, dijo Crivella al canal Globo.

El centro de operaciones climáticas de la ciudad registró ráfagas de hasta 110 kilómetros por hora en Copacabana, una de las playas turísticas más famosas de la ciudad.

Inundaciones en Brasil
Inundaciones en Brasil

“Cerca de las siete de la tarde avisamos a la población que habría una tempestad. Los propios meteorólogos no imaginaban que el temporal sería tan violento”, agregó el alcalde de Rio.

Las favelas, caracterizadas por viviendas precarias -muchas construidas sobre pendientes-, fueron los lugares más afectados por la tempestad. En Rocinha, la mayor comunidad de la ciudad, fue accionada una sirena por riesgo de deslizamientos. En una hora la estación meteorológica dentro de la comunidad registró una caída de 91,6 milímetros de agua.

Defensa Civil recibió más de 200 llamadas por inundaciones, riesgo de rompimiento de estructuras y amenazas de derrumbes.

Los equipos de rescate focalizaban su trabajo en la región de Vidigal, una de las favelas de la zona sur de la ciudad. Cerca de la entrada a la comunidad un autobús quedó enterrado por el barro tras un deslizamiento de tierra. Los bomberos desconocen si bajo la tierra y los fierros del vehículo hay víctimas.

Algunas de las principales avenidas y calles estaban bloqueadas por árboles caídos y acumulaciones de agua y muchos semáforos quedaron fuera de servicio. Cerca de 1.200 guardias municipales trabajaban en las calles para restablecer la situación en los puntos más críticos.

Según explicó Thiago Sousa, meteorólogo del Instituto Nacional de Meteorología (INMET), lluvias fuertes son comunes para la estación de verano en Rio de Janeiro, aunque atípicas para el mes de febrero.

De acuerdo con el meteorólogo, el poder de la tormenta estuvo dado por la actuación de un centro de baja presión en la zona.

“Hubo un centro de baja presión actuando en los niveles medio y alto de la atmósfera que alimentó y cargó de humedad aún más las nubes entre el océano, la costa de Rio y el sur de la Amazonia, generando una tempestad con ráfagas de viento muy fuerte sobre la ciudad”, dijo Sousa a The Associated Press.

Rio de Janeiro se mantiene en estado de alerta ante el pronóstico de nuevas lluvias que podrían llegar este jueves. La alcaldía pidió a la población en zonas de riesgo que se dirijan a refugios montados por el gobierno municipal.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes.

¿Conoce nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbase!

Categorías: América