La procuradora general de Brasil, Raquel Dodge, presentó una denuncia contra el presidente saliente Michel Temer por corrupción institucionalizada y lavado de dinero.

En su imputación, Dodge pide que Temer y cinco presuntos cómplices paguen el equivalente de unos 8,5 millones de dólares en daños.

El presidente ha enfrentado varios intentos de juicio político, así como acusaciones de corrupción y obstrucción de justicia desde que asumió en agosto de 2016.

Solo el Congreso puede autorizar la formulación de cargos a un presidente en funciones. Pero Temer deja el cargo en 12 días, de manera que Dodge elevó el pedido directamente al Tribunal Supremo el miércoles por la noche y le pidió que asigne el caso a un tribunal inferior a partir del 1 de enero.

Fuente de información AP

Ir a la Portada de BLes.com.