RIAD, Arabia Saudí (AP) — El presidente de Brasil realizó el miércoles una férrea defensa de su gobierno durante una visita a Arabia Saudí y rechazó las críticas por los recientes incendios en la Amazonía.

En su intervención en el foro Iniciativa de Inversión Futura en Riad, Jair Bolsonaro criticó a su homólogo francés, Emmanuel Macron, sin mencionarlo por su nombre y elogió tanto al príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, como al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Bolsonaro describió su nacimiento, vida y elección el año pasado como un “milagro” tras sobrevivir a un intento de asesinato durante su campaña electoral, que se centró en la lucha contra la corrupción.

“Cuando asumí la presidencia, el país estaba casi destruido económica y éticamente y moralmente destruido”, dijo Bolsonaro a través de un intérprete. “El pueblo brasileño ha apostado por nosotros. Nos han dado un voto de confianza”.

Bolsonaro describió repetidamente las críticas en su contra como “noticias falsas”, respondiendo a los cuestionamientos por su gestión en la Amazonía durante su intervención en la cumbre, que hasta el momento estuvo protagonizada por una posible salida a bolsa de la petrolera estatal del reino, Saudí Aramco.

“La Amazonía nos pertenece”, dijo Bolsonaro añadiendo que los agricultores de la región “ya no quieren que se les trate como si fuesen hombres o mujeres de las cavernas o seres humanos prehistóricos”.

Los incendios registrados en verano en la Amazonía llevaron a Bolsonaro a prohibir que los agricultores de la región prendiesen fuegos durante 60 días y movilizó al ejército para ayudar a combatir las llamas.

“La región de la Amazonía no está en llamas, no se está incendiando. Por definición es una selva tropical. No es posible que arda”, dijo. “He sido acusado de ser un incendiario y un deforestador”.

Bolsonaro también comparó a su país, que calificó de lugar seguro para la inversión extranjera, con otros de Latinoamérica como Argentina, Chile y Venezuela señalando que “no respetan el capital, no respetan la democracia y la libertad.

“Esa gente quiere volver al poder en Sudamérica y quieren reanudar un estilo de gobierno que no ha tenido éxito en ningún lugar del mundo”, agregó.

Más tarde, el presidente brasileño apuntó que “personalmente, me gustaría mucho que Brasil fuese un miembro de la OPEP”, el cártel del petróleo liderado por Arabia Saudí. Bolsonaro no ofreció más detalles.

Brasil produce unos tres millones de barriles de crudo al día. Arabia Saudí, por su parte, produce unos 10 millones de barriles diarios.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La agenda del incendio Amazonas

videoinfo__video2.bles.com||873144991__

Ad will display in 09 seconds