La nueva canciller de Bolivia anunció el viernes la ruptura de las relaciones con el régimen de Nicolás Maduro, el alejamiento de la UNASUR y ALBA y la salida de la brigada médica cubana del país en un giro de 180 grados respecto de la política exterior que imprimió por casi 14 años el expresidente Evo Morales.

La canciller Karen Longaric dijo en rueda de prensa que Bolivia deja UNASUR porque en los hechos “el bloque ya no opera, ya no existe y no sirve”.

“Ya no somos del ALBA”, acotó sin mayores explicaciones en referencia a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y anticipó que la embajadora venezolana en Bolivia será declarada persona no grata.

Longaric anticipó, además, que la embajadora venezolana en Bolivia, Cris González, será declarada persona non grata.

“Se dará un plazo para que salgan del país”, refiriéndose al personal diplomático de Venezuela, “por haberse involucrado en asuntos internos” de Bolivia.

La funcionaria, además, cesó a todos los embajadores bolivianos porque eran “operadores políticos”, excepto al embajador en Perú y al representante ante la Santa Sede.

En los tres meses de gobierno de Áñez no se nombrarán embajadores, dijo.

La presidenta interina Jeanine Áñez había anticipado que su gobierno transitorio reconoce al líder opositor venezolano Juan Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela y le pidió que enviara un embajador a Bolivia.

De la misma forma, Longaric dijo que el nuevo gobierno boliviano envió una queja a México por los “pronunciamientos hostiles” que desde su exilio en ese país hace el expresidente Morales.

Más temprano Áñez advirtió que, si el exmandatario regresa a Bolivia, deberá enfrentar un juicio por fraude electoral, mientras el gobierno y el partido de Morales buscan un acercamiento para restaurar la paz y celebrar elecciones en medio de fuertes movilizaciones.

Morales “puede volver, pero tiene que responder ante la justicia por fraude electoral. Nadie lo echó, se fue solo”, dijo la mandataria en una reunión con corresponsales.

Áñez reconoció que hay aproximaciones con legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, que controla casi dos tercios de la Asamblea Legislativa, para encaminar la agenda del Congreso, pacificar el país y convocar a nuevas elecciones.

De la mediación participan la Conferencia Episcopal de Bolivia, la Unión Europea y Jean Arnault, el enviado especial del secretario general de las Naciones Unidas, que era esperado el viernes en La Paz.

Todas las partes marcaron como prioritaria la restauración de la paz en un país convulsionado desde los comicios y donde más de 10 personas han muerto -sin contar a las cinco víctimas del viernes- en las protestas.

Fuente: Voz de América y AP

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds