Frente a la gran afluencia de inmigrantes ilegales a la frontera sur de los Estados Unidos el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por la sigla en inglés) ha tenido que liberar a 218.000 de ellos entre el 21 de diciembre de 2018 y el 28 de julio de 2019, todos conformando familias, de acuerdo con Washington Examiner.

“Por primera vez en la historia de la Patrulla Fronteriza, casi la mitad de los adultos que detuvimos en abril trajeron niños. Han recibido el mensaje alto y claro: “Traigan a un niño, serán liberados”, dijo la jefa de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, ante una subcomisión del Senado en mayo, según Daily Signal.

A los 218.000 inmigrantes liberados se les entregaron citaciones para comparecer en la corte federal de inmigración en una fecha futura, donde un juez decidiría su solicitud de permanecer en el país.

[“Queremos inmigración legal”, reiteró el Secretario de Estado de EE. UU.]

Las autoridades de inmigración están obligadas a liberar a todos los niños retenidos, aún si están acompañados por uno de los padres, en un lapso no mayor a 20 días.

De este modo, los adultos se aprovechan de la norma y suelen viajar con niños con los que no tienen parentesco y afirman ser una familia.

Asimismo, los niños son “reutilizados”, mediante alquiler, por las bandas de criminales para pasar una y otra vez conducidos por adultos que ya en los Estados Unidos son liberados por efectos de las polémicas leyes que así lo disponen.

[Estas son las razones por las que un muro fronterizo es perfectamente moral]

Los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 780.633 extranjeros desde el 1 de octubre, sin incluir las detenciones de julio. [Tan solo en mayo se detuvieron a 132.887].  Alrededor de 428.000 eran miembros de una unidad familiar.

“Mi mayor preocupación es que ya no seremos capaces de producir consecuencias y perderemos el control de la frontera” concluyó la jefa de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost, ante la misma subcomisión del Senado en mayo, de acuerdo con el The Daily Signal.

La llegada de grandes cantidades de inmigrantes ha sometido a las autoridades de los Estados Unidos a una gran presión, al extremo de que el fenómeno pasó al grado de crisis, para la que aún se estudian diversas alternativas de solución. 

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__