Artículo publicado originalmente por BLes.com el 21 de febrero de 2019

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés) pronostica la llegada de un “río atmosférico”, llamado “ARk”, que azotaría a California sumergiendo amplias zonas de su territorio, y causando pérdidas económicas de hasta $725,000 millones de dólares.

El apocalíptico escenario podría ser incluso tres veces más devastador que el que se prevé a causa de la otra amenaza que pende sobre el estado, el eventual terremoto de 8 grados generado por la “falla de San Andrés”, al que llaman coloquialmente “The Big One” (El grande).

“Son los ríos de agua dulce más grandes de la Tierra”, explicó F. Martin Ralph, director del Center for Western Weather and Water Extremes en La Jolla, California, al referirse al río atmosférico, para el cual no hay una fecha específica, citado por Live Science el 13 de febrero.

[Descubren una criatura “jamás vista” a miles de metros de profundidad bajo el hielo de la Antártida]

El siguiente video, en inglés, categoriza los “ríos atmosféricos” en una escala de uno a cinco. 

videoinfo__video2.bles.com||4e0dc83a2__

La posibilidad de que aparezca la “Tormenta ARk”, acrónimo de Atmospheric River 1000 (Río Atmosférico 1000), es avalada por el trabajo de por lo menos 100 científicos, ingenieros, expertos en políticas públicas y agentes de seguros que participaron en este pronóstico, que no es nada alentador.

“ARk”, la megatormenta que podría dejar amplias zonas de California bajo el agua
Áreas que podrían inundarse en California.

[‘HayWired’: Megaterremoto capaz de causar 800 muertes y dejar 52 mil hogares en llamas en California]

Los “ríos atmosféricos” traen corrientes de humedad de los trópicos al oeste de los Estados Unidos y con un volumen de agua equivalente a la del río Mississippi, que al descender generarían inundaciones, causando un demoledor impacto en la infraestructura, la economía, el medio ambiente y la vida social de los casi 40 millones de residentes de California.

Asimismo, la lluvia, según el USGS, se extendería por varias semanas y se elevaría a niveles que en muchas zonas solo se experimentan cada 500 años.

Para el Valle Central la superficie inundada cubriría un área de 500 kilómetros de longitud por 30 kilómetros de ancho, y lugares como los condados de Orange, Los Ángeles, San Diego, y la mayor parte de la bahía de San Francisco, quedarían completamente bajo el agua.

Los servicios de agua, luz y alcantarillado, al igual que las vías tardarían tal vez meses en reestablecerse, y obligaría a evacuar a 1.5 millones de personas.

José Ignacio Hermosa – BLes

Sigue leyendo:

. Descubren una criatura “jamás vista” a miles de metros de profundidad bajo el hielo de la Antártida.

. ‘HayWired’: Megaterremoto capaz de causar 800 muertes y dejar 52 mil hogares en llamas en California.

. “Un Godzilla dormido debajo de Yellowstone”: la mayor amenaza para EE. UU. según un conocido científico.

Te puede interesar: La agenda del incendio Amazonas

videoinfo__video2.bles.com||873144991__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.