Redacción BLes – Los sucesos de Venezuela ocupan las principales portadas de los diarios del mundo. La falta de libertad y la hambruna que sufren millones de personas ponen nuevamente en tela de juicio los resultados de los “experimentos” socialistas -en sus diferentes versiones-.

Para profundizar sobre el denominado ‘socialismo del siglo XXI‘, BLes conversó con la investigadora y escritora argentina Antonella Marty.

Antes que nada, Marty aclara que en las mentes de las nuevas generaciones -y en realidad de una vasta porción de la sociedad latinoamericana- las ideas socialistas han “penetrado” sin que se dieran cuenta, sobre todo porque solo han conocido “las políticas públicas populistas, de una idea revolucionaria”.

“América Latina debería ir dejando de transitar ese camino de políticas públicas de subsidios a las que hemos estado acostumbrados durante muchos años”, afirma al respecto y explica: “Esta idea de que el Estado tiene que proveer, el Estado tiene que solucionar, el Estado tiene que dar, tiene que estar…”.

“Hay que dejar de entender al Estado como un padre porque esa no es la verdadera esencia, el verdadero rol del Estado”, apunta exponiendo que en realidad el Estado tiene que crear un marco institucional donde se puedan respetar las libertades de los individuos, sin “involucrarse en cuestiones que no son de índole estatal”.

Es por eso que esta investigadora, que también se dedica a la política, destaca que hay que “avanzar hacia las ideas de la libertad”.

“Es importante seguir destacando la cultura del trabajo, la cultura del esfuerzo, y que los individuos se terminen valorando por lo que hace cada uno. La idea del mérito, antes que los privilegios o las ideas de las sociedades que se terminan volviendo parasitarias por los subsidios que reparten estos sistemas populistas”, explica.

“Hay que impulsar a la juventud a que también participe en eso porque sino uno por ahí le termina cediendo el lugar a personas que promueven ideas que no son las mejores para sacar adelante a la sociedad”, añade.

El origen del socialismo del siglo XXI

De izquierda a derecha: Néstor Kirchner (Argentina), Evo Morales (Bolivia), Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y Hugo Chávez (Venezuela).
De izquierda a derecha: Néstor Kirchner (Argentina), Evo Morales (Bolivia), Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y Hugo Chávez (Venezuela).

A principios de este siglo, muchos países latinoamericanos experimentaron el denominado ‘socialismo del siglo XXI’, es decir una suerte de ‘socialismo reformado’ que -sin embargo- conservó las críticas características del socialismo del siglo XX: falta de libertades, pobreza, etc.

De hecho, Marty afirma que estos movimientos tuvieron una trayectoria previa que tiene su origen en Cuba.

“Empieza a partir de las ideas de Fidel Castro y del ‘Che’ Guevara, que son las personas que traen a América Latina las ideas de la Revolución bolchevique en Rusia para obviamente difundir y expandir a lo largo de nuestra región”, explica.

Fidel Castro y Ernesto "Che" Guevara
Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara

“Una idea que ha sido perversa y que nos ha golpeado históricamente no solo en América Latina sino a lo largo del mundo”, destaca exponiendo que el comunismo mató a 100 millones de personas, cifra abrumadora que “no se enseña en los libros ni en las escuelas”, denuncia.

Estas experiencias socialistas en los últimos años en la región han provocado un proceso migratorio de dimensiones impensadas: miles de venezolanos, bolivianos, cubanos y nicaragüenses han decidido salir de su país buscando un mejor destino, tanto para ellos como para sus familias.

“Muchas personas no quieren irse de su país, pero tienen que hacerlo porque no les queda otra opción”, afirma Marty, quien ha visitado varias de estas naciones socialistas.

Estas personas “han intentado durante mucho tiempo vivir en socialismo, y al fin y al cabo, al fin del día, en el socialismo no se puede vivir, en el socialismo se sobrevive”, afirma.

La hipocresía del socialista

Muchos líderes socialistas “son personas que defienden una idea pero que no viven de acuerdo a lo que dice esa idea”, sostiene esta investigadora y afirma que “llegaron al poder e hicieron del poder un negocio, pero se la pasan hablando en contra de la riqueza, del capitalismo”, detallando que Fidel Castro murió con una fortuna de 900 millones de dólares y Hugo Chávez falleció como una de las personas más ricas de Venezuela.

“Las ideas socialistas han tenido siempre resultados negativos. Son ideologías que cada vez que se aplicaron, fracasaron”, añade.

No es solo economía

Al igual que otros pensadores y políticos, Antonella Marty devela la ‘astucia’ del comunismo, que supo entrometerse en la sociedad occidental infiltrándose en prácticamente toda esfera cultural.

De hecho, esa era la premisa del dirigente comunista italiano Antonio Gramsci, quien decía que había que “tomar la cultura y la educación y el resto se iba a dar por añadidura”.

“Muchos de los socialistas o los populistas que nosotros conocimos a lo largo de la historia han ido por el lado de la cultura y la educación, y a partir de ahí han ido colocando sus ideas, su ideología -que ha sido nefasta- pero también han tomado toda esta cuestión del arte, el cine, la música. Uno lo puede ver en muchas partes”, sostiene Marty al respecto.

Un cambio de eje

Los presidentes de Colombia y Argentina, Iván Duque y Mauricio Macri, respectivamente.
Los presidentes de Colombia y Argentina, Iván Duque y Mauricio Macri, respectivamente.

“Hoy en día hay un despertar en América Latina y a lo largo del mundo”, se entusiasma Marty ante las “ideas de la libertad” que aparecieron en los últimos años en diferentes partes del planeta.

Particularmente en Latinoamérica, ese cambio se ve en naciones que “están abandonando las políticas públicas de corte estatista, intervencionista, de un gobierno grande, y se está avanzando hacia las políticas públicas que defienden las ideas de la libertad, la democracia y la república”, expone y pone como ejemplo a Argentina, Chile, Colombia y Perú, entre otros países.

Obviamente, para esta investigadora y política se trata de buenas noticias, ya que -asegura- “en los países donde mejor se vive, en los que hay mejores salarios, son aquellos en donde abunda la libertad: donde el individuo tiene mayor libertad para ejercer, para pensar, para decir, para hablar, para crear una empresa, donde no tiene tanta burocracia. Donde hay gobiernos que cumplen lo que tienen que cumplir y no se meten en el día a día de los individuos”.

“Las ideas que han funcionado, que han sacado adelante a los países, que han generado prosperidad, desarrollo, son las ideas de la libertad económica, la libertad política, la libertad individual, la libertad de expresión, que hacen potenciar al ser humano y lo hacen salir adelante, desarrollarse y tener tiempo para él mismo y para generar beneficios para la sociedad”, afirma.

“Hay que volver a recuperar los lugares que se le ha permitido a la izquierda ir tomando a lo largo del tiempo”, concluye invitando a los jóvenes y a la sociedad en general a involucrarse en estos nuevos vientos que corren.

Mira la entrevista completa a continuación y suscríbete a nuestro canal de Youtube:

Ir a la portada de BLes.com.