Redacción BLes – Un grupo de proabortistas irrumpió en una manifestación pacífica de un grupo católico provida en un campus universitario, escupiendo y cantando “¡salve Satanás!” el 30 de septiembre pasado en Washington D. C.

Los activistas pro-vida de TFP Student Action organizaron una pequeña demostración con folletos y música en la Universidad George Washington en D. C. Sin embargo, la situación cambió rápidamente con la irrupción del violento grupo.

Un comunicado de prensa publicado por TFP Student Action detallando los hechos declaró: “La policía universitaria no intervino hasta que llegaron los oficiales de policía de Washington DC para ayudar a controlar la rebelión de la mafia” y el Director de Acción Estudiantil de TFP, John Ritchie, describió que al menos tres de los voluntarios recibieron golpes y escupitajos.

[EL OSCURO NEGOCIO DETRÁS DE LAS CLÍNICAS DE ABORTO EN EE. UU. Y OTROS LUGARES DEL MUNDO]

Según se registra en las grabaciones, una mujer nerviosa pateaba las cosas y gritaba “todavía es un bebé adentro, pero tengo todo el derecho de decidir qué hacer con mi propia basura”.

Otros agresores exigieron que TFP Student Action abandone inmediatamente la acera del campus universitario, alegando que no tenían derecho a estar allí, de acuerdo a The Blaze.

TFP Student Action expuso que los defensores del aborto pronto emplearon las redes sociales para organizar a personas de ideas afines para reunirse y confrontar a sus miembros, que fueron superados rápidamente y en gran medida en número.

“¡Salve Satán!”, gritó un manifestante pro aborto, mientras un estudiante masculino dijo: “¡Yo como pulmones de bebé para el desayuno!”

Un voluntario de TFP dijo que lo patearon en la parte posterior de la pierna, mientras que otro señaló que los estudiantes golpearon repetidamente su yeso en el brazo.

La policía de Washington armó un cordón para sofocar a los agresores y mantener a los dos grupos separados, aunque eso no ayudó mucho.

“La mafia no mostró respeto por los oficiales de policía ni obedeció sus órdenes”, dijo el Director de Acción Estudiantil de TFP, John Ritchie. “Simplemente continuaron gritando: ‘Mi cuerpo, mi elección'”.

[LA MACABRA INDUSTRIA DE LOS ALIMENTOS HECHOS CON TEJIDO FETAL]

Pronto, los agentes de policía escoltaron al grupo pro-vida a sus vehículos.

Pero no todo quedó ahí, según Ritchie. Uno de los agresores colocó un letrero pro-aborto en uno de los parabrisas, y otros comenzaron a escupir en las ventanas de la camioneta.

 “Si no respetan las vidas más inocentes de los no nacidos, ¿realmente crees que puedes confiar en que los activistas pro-aborto respeten a alguien?”.

“Nuestra cultura se ha alejado tanto de Dios y la razón de que lo que solía ser evidente ya no está tan clara, especialmente en los campus universitarios de izquierda donde el aborto adquirido se considera más que un derecho”, expresó Ritchie.

[DESCARGA NUESTRA APP PARA RECIBIR NUESTRO CONTENIDO DESTACADO]

Sigue leyendo:

La macabra industria de los alimentos hechos con tejido fetal.

El oscuro negocio detrás de las clínicas de aborto en EE. UU. y otros lugares del mundo.

Descubren miles de cadáveres de bebés en la casa de un médico abortista en Estados Unidos.

Te puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.