Redacción BLes – Más de 3.000 presos quedaron en libertad el día viernes de los centros reclusorios de todo Estados Unidos gracias a la ley de reforma a la justicia ‘First Step Act’, aprobada por el presidente Donald Trump el año pasado.

El Vicefiscal Jeffrey Rosen anunció que se estaban redirigiendo 75 millones de los programas existentes del Departamento de Justicia para financiar la Ley de Primeros Pasos, informó CNN.

El proyecto ley de la Cámara de Representantes, promovido por el presidente Donald Trump en diciembre, se implementó como una medida para otorgar segundas oportunidades a reclusos que pagan condenas en prisión.

Hasta entonces con la implementación de la reforma en varios estados del país se ha conseguido reducir la delincuencia, generar una disminución en el número de reclusos y ahorros en gastos hacia los contribuyentes.

Joel Bogmar, republicano que representa el área de Madison indicó a The Daily Signal que la reforma es un beneficio económico. “Mientras más gente trabaje menos gente estará en prisión”. Si alguien no es apto para trabajar, es más difícil llevar un estilo de vida que no lo lleve a la cárcel” añadió.

Según indicó un funcionario del Departamento de Justicia, de los 3.100 reclusos recién liberados, 900 prisioneros serán transferidos a custodia legal o de inmigración como resultado de una orden de retención que les será impuesta, incluyendo 650 prisioneros que serán trasladados a las Instalaciones de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, y entrarán en procesos de deportación de acuerdo con sus sentencias.

Para Norah Yahya, una de las reclusas que se vio cobijada por las reforma a la justicia el nuevo episodio en las cárceles del país ha significado un nuevo comienzo en su vida: “Para mi fue simplemente irreal, estaba extasiada”. Ella tenía 22 años cuando fue enviada por primera vez a prisión luego de una redada en donde fue arrestada por vender marihuana, para entonces tenía una hija de 5 años, según señaló CBS.

“Fue muy desafiante, y muchos de los programas en ese momento no estaban orientados a la liberación” señaló Yahya.

Cuando pudo cumplir con la sentencia fue ala universidad y logró conseguirse un trabajo pero luego de dos años después, cayó de nuevo en prisión por vender crack y cocaína en polvo. Ahora con la nueva oportunidad que tiene de alcanzar la libertad, señaló que estaba dispuesta a hacerlo mejor, “Quiero vivir”.

Muchos reclusos como Yahya quienes se dedicaban a vender drogas en el pasado ahora podrán regresar a la sociedad con una mirada diferente de la vida. Todo ello dentro del marco de la reforma a la justicia, la cual busca abordar la situación de los reclusos del país desde un punto de vista más humano.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!