En el inicio de su segundo sexenio, la oposición venezolana convocó el miércoles a manifestaciones en Caracas y otras ciudades, con el propósito de demostrar que recuperó su fuerza en las calles y que logró reagruparse para rechazar el segundo mandato de Nicolás Maduro.

Agobiado por las crecientes presiones internacionales, el Presidente también llamó a movilizaciones similares en una nueva medición de fuerzas con los sectores de oposición.

Le puede interesar: Violentas protestas en Venezuela se cobran la primera víctima mortal.

Tras la escalada en los últimos días de los enfrentamientos entre el gobierno y la Asamblea Nacional, las marchas convocadas en el marco de un nuevo aniversario del establecimiento de la democracia venezolana tras la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez en 1958, han generado una amplia expectativa.

Juan Guaidó, el presidente del Congreso, señaló este marte que lograremos “el fin de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, al llamar a la población a sumarse a la marcha del 23 de enero. Durante un discurso en la sesión, agregó que la movilización del miércoles servirá para mandarle al mundo, los militares y los sindicatos un “mensaje de fuerza, firmeza”.

Este martes, el reconocido director venezolano de orquesta Gustavo Dudamel también se sumó a las voces a favor de la marcha opositora y señaló durante un acto en el que fue develada su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood que Venezuela vivirá el 23 de enero un “día crucial en cual el inmenso clamor de las mayorías debe ser escuchado y respetado”.

“Venezuela vive una situación social y política inaceptable”, afirmó Dudamel, director musical de la Filarmónica de Los Ángeles, al expresar preocupación por la situación de su país, que está sumido en una profunda crisis económica y social con una galopante hiperinflación de siete dígitos y una severa recesión.

Nicolás Maduro anunció que las autoridades tomarán todas las medidas de seguridad en las marchas para que “cada quien salga en paz”, tras acusar sin pruebas a Estados Unidos de estar alentando el “caos” y el “enfrentamiento entre venezolanos”.

“Hagan lo que hagan en Venezuela va a prevalecer la soberanía”, dijo el mandatario socialista durante un encuentro en la capital con decenas de seguidores que gritaban “las calles son del pueblo, no de la oligarquía”.

Con la movilización del 23 de enero la oposición buscará demostrar que se ha reactivado el ánimo entre sus seguidores, mientras que el oficialismo utilizará el evento “para seguir manejando de manera mediática la situación”, afirmó Félix Seijas el presidente de la encuestadora local Delphos.

Sumado a ello, Seijas advirtió  que para la oposición será crucial lo que hará a partir del 24 de enero, cuando deberá definir la ruta que seguirá para aumentar las presiones hacia el gobierno de Maduro.

La fiscal de Venezuela en el exilio Luisa Ortega Díaz, hizo un llamado a los venezolano, tanto “civiles como militares”, para que asistan a la convocatoria realizada por la Asamblea Nacional el próximo 23 de enero, en desconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro.

El Congreso declaró la semana pasada que Maduro está usurpando la presidencia y catalogó como “nulos” todos sus actos desde que asumió el 10 de enero el cargo para su segundo sexenio. La mayoría de los países de la región, la Unión Europea, y la oposición venezolana ha desconocido la reelección de Maduro alegando que los comicios del 20 de mayo se realizaron sin cumplir lo establecido en las leyes.

A inicios de semana, el Tribunal Supremo de Justicia declaró inválida a la nueva directiva del Legislativo y consideró “nulos” los recientes acuerdos que aprobaron contra Maduro, escalando la confrontación entre los poderes públicos.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes