Redacción BLes–  La congresista republicana electa Marjorie Taylor Greene de Georgia, dijo en una entrevista con Breitbart este miércoles 30 de diciembre que los republicanos en el Congreso objetarán los votos del Colegio Electoral en los seis estados disputados, además también anunció que habrá un senador que haría lo mismo.

“Nos negamos a certificar una elección robada”, dijo. “Como miembros del Congreso, es nuestro deber proteger la integridad de nuestras elecciones.”

Greene le dijo que nunca había visto tanto “apoyo y emoción” para un candidato como el que vio para Trump en Georgia, “y es por eso que sabía en mis entrañas que no hay manera de que Joe Biden gane en Georgia”.

La republicana de Georgia mencionó que un senador o senadora también objetaría los votos del Colegio, que es lo que necesita Trump para que se realice una votación en el Congreso para elegir al presidente y vicepresidente. Es decir, con la objeción de un senador, los votos del Colegio Electoral son descartados para que el presidente sea elegido en una votación en la que el Congreso tiene un voto por delegado estatal.

Los republicanos tienen mayoría de delegados estatales en el Congreso. Para el senado, Pence tendría que definir si es que en la segunda vuelta de Georgia ganan los demócratas, dejando el senado empatado en 51 para cada partido.

El mismo día en que Greene mencionó este asunto, el senador republicano de Missouri Josh Hawley anunció en su cuenta de Twitter que había tomado una decisión en nombre de la gente que votó a Trump.

“Millones de votantes preocupados por la integridad de las elecciones merecen ser escuchados. Me opondré el 6 de enero en su nombre”

“No puedo votar para certificar los resultados del colegio electoral el 6 de enero sin plantear el hecho de que algunos estados, particularmente Pensilvania, no siguieron sus propias leyes electorales estatales”, declaró Hawley.

Hawley que ha sido uno de los senadores más agresivos contra la censura de los Grandes de Silicon Valley, en su argumento para objetar los resultados electorales, también descargó contra la manipulación de la información en las redes sociales.

“Y no puedo votar para certificar sin señalar el esfuerzo sin precedentes de las megacorporaciones, incluyendo Facebook y Twitter, para interferir en esta elección, en apoyo a Joe Biden. Como mínimo, el Congreso debe investigar las acusaciones de fraude electoral y adoptar medidas para asegurar la integridad de nuestras elecciones.”

El senador finalizó diciendo que: “Por estas razones, seguiré la misma práctica que los miembros demócratas del Congreso han seguido en años pasados y me opondré durante el proceso de certificación del 6 de enero para que se planteen estas cuestiones críticas”.

Greene dijo que al ver tanta evidencia de fraude en los estados disputados, pidió una reunión con el presidente con quien se reunió y hablaron extensivamente sobre la “legítima evidencia de fraude electoral”.

En un tweet la congresista Greene dijo que existe un complot entre Nancy Pelosi, la presidente demócrata del Congreso, y Mitch McConnell el líder republicano del Senado, para cambiar las reglas y evitar que aquellos que objeten el voto del Colegio Electoral puedan definir las elecciones mediante una votación.

“Se dice que Mitch McConnell y Nancy Pelosi podrían trabajar juntos en un “acuerdo” de cambio de reglas para bloquear nuestra objeción a la Certificación del Colegio Electoral.

“El pueblo americano merece escuchar sobre el fraude electoral que tuvo lugar el 3 de noviembre… ¡SIN TRATO, SIN COBERTURA!”

No está claro qué es lo que podrían hacer entre Pelosi y McConnell para evitar que la objeción de los republicanos al voto del Colegio no termine en la votación pero si esto es verdad, simplemente prueba que Trump tienen razón: la corrupción que alcanza al partido republicano igualmente lo que se conoce como “Deep State” o “Estado Profundo” está haciendo todo lo posible para evitar que la voluntad del pueblo americano, que Trump sea reelegido, se haga realidad.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com