Redacción BLesCuba enfrenta un escenario de protestas y represión policial sin precedentes y para muchos disidentes la situación económica, social y política es tan grave, que no hay vuelta atrás.

Uno de los que cree que el pueblo cubano seguirá en las calles, hasta las últimas consecuencias, es el médico y disidente cubano José Raúl Rodríguez Rangel.

Hasta su salida definitiva de Cuba, Rodríguez Rangel fue uno de los referentes del Foro Unido Antitotalitario (FANTU), una organización cubana prodemocrática dirigida por el activista Guillermo “Coco” Fariñas.

“Las personas se quedaron sin casa. No la casa física, la arquitectura. No tienen un lugar dónde vivir, no tienen un lugar donde volver. No tienen ese lugar adonde llegar. Porque no pueden seguir viendo a sus hijos llorar. No pueden seguir viendo morir a sus abuelos en la cama -hay tantos y tantos testimonios- porque no hay oxígeno o no los fue a buscar la ambulancia y murieron por el Covid-19”, describe Rodríguez Rangel en una entrevista con BLes.com.

Con el turismo prácticamente paralizado —uno de los motores de la economía cubana— , el coronavirus ha tenido un profundo impacto en la vida económica y social de la isla, a lo que se ha unido la emergencia de una creciente inflación, apagones, escasez de comida, medicamentos y productos básicos.

A inicios de año, el gobierno propuso un nuevo paquete de reformas económicas que dispararon los precios y economistas como Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali, estiman que la inflación podría trepar en los próximos meses hasta el 900%.

A su vez, la pandemia ha sido también sinónimo de grandes colas -de hasta 8 horas- para que los cubanos puedan comprar bienes como aceite, jabones o pollo.

Los cortes de electricidad se han vuelto cada vez más frecuentes.

Los medicamentos básicos han comenzado a escasear tanto en las farmacias como en los hospitales y en muchas provincias han comenzado a vender pan hecho a base de calabaza ante la carencia de harina de trigo.

También le recomendamos: Cuba, a un paso de ser LIBRE #SOSCUBA

Ad will display in 09 seconds

“¿Quién va a llegar a un lugar donde vas a chocar con tu mamá porque no hay corriente eléctrica o te vas a caer en la puerta o sencillamente no puedes dormir? La mayoría de esas personas [que está protestando en las calles] lleva dos días sin dormir por los ‘apagones’ (los cortes de luz). Es así. La mayoría de esas personas no tienen una aspirina para un dolor de cabeza. La mayoría de esas personas hace tres días que no come. Y se están enfermando por Covid-19 con la variante delta”, señala con suma preocupación Rodríguez Rangel, quien actualmente vive en Argentina debido a la persecución del régimen comunista cubano.

Para este activista y ensayista -ha escrito varias publicaciones en diversos medios periodísticos-, la situación es tan grave que ya “no hay vuelta atrás”, inclusive si el pedido de libertad del pueblo cubano requiere que la gente muera en las calles.

“Todo el mundo sabe que el gobierno es el responsable. Pero además el gobierno no tiene una respuesta. Es por eso que las protestas se van a extender y es importante el reclamo mundial porque sencillamente las personas no tienen adónde volver. Las personas tienen que quedarse en las calles. No hay vuelta atrás. El gobierno no tiene una respuesta. Ya llegó  a un lugar donde no hay corriente eléctrica ni comida. Pero además se está muriendo la gente, así que lo que me queda es la calle. Que me maten en la calle. Esa es la cuenta que está sacando todo el mundo . Que me maten en la calle porque no tiene sentido volver a casa”.

Aquí te compartimos la entrevista completa con José Raúl Rodríguez Rangel.

Ad will display in 09 seconds

Miguel Díaz – BLes.com