Redacción BLesCientíficos estadounidenses consideran que es prematura la dosis de refuerzo de la vacuna Covid anunciada por el presidente, Joe Biden, para el 20 de septiembre porque aún no se han analizado suficientemente los datos existentes, y subsisten varios interrogantes al respecto. 

Asimismo, consideran prioritario inyectar con el medicamento a la totalidad de la población en vez de adelantar el calendario de vacunaciones tres meses, como se estaría haciendo de cumplir con la fecha anunciada, de acuerdo con Newsweek del 1.° de septiembre.  

En este sentido, el epidemiólogo y profesor asociado de la Universidad de Emory, Dr. Felipe Lobelo, compartió las dudas que están por resolverse. 

“No tenemos realmente datos sólidos sobre cuándo empieza el declive; sobre si el aumento de las tasas de infección y de las llamadas infecciones de ruptura… se producen debido a este efecto de declive, ¿o es porque Delta es más transmisible? ¿O es porque la gente está cambiando de comportamiento?”, cuestionó Lobelo. 

Los argumentos de Lobelo coinciden con los del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por la sigla en inglés), que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El ACIP estaría dispuesto a emitir un enfoque alternativo con respecto al refuerzo de la vacuna Covid, diferente al propuesto por Biden en función de nuevas pruebas.

“Hay muchos más datos que revisar y trabajo que hacer para evaluar si los refuerzos son necesarios en varias poblaciones”, declaró el pediatra del Centro Médico Infantil Cohen de Northwell Health, en Nueva York, Henry Bernstein. 

La administración Biden anunció que la dosis de refuerzo se aplicaría una vez contara con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la votación del ACIP.

En este contexto, “la agencia [FDA] ahora está tratando frenéticamente de encontrar evidencia para apoyar las afirmaciones de que las vacunas de refuerzo son necesarias”, citó Newsweek, lo que daría la impresión de que las decisiones políticas preceden a las evidencias científicas. 

Así, estas aparentes incoherencias dan base a las críticas sobre las contradicciones que han generado polémica a lo largo del manejo de la pandemia. 

Por su parte, el expresidente, Donald J. Trump, criticó la medida de la administración Biden de aplicar una tercera dosis de la vacuna contra el Covid, considerándola como una operación para hacer dinero.

Por lo que dijo al respecto: “Sabes qué, eso me suena a una operación para hacer dinero para Pfizer, vale, piensa en el dinero que hay en juego. Son decenas de miles de millones de dólares”, en una entrevista con la presentadora de noticias de Fox News, Maria Baritromo,el 18 de agosto.

Y agregó: “Si eres un puro hombre de negocios dirás: ‘Sabes qué, vamos a darles otra dosis, 10.000 millones de dólares de dinero de ganancias’, todo el asunto es una locura”.

Por otro lado, la misma campaña de vacunación mundial no es bien vista por varios científicos reconocidos mundialmente, entre ellos el inventor de la tecnología aplicada a la vacuna contra el covid, ARN mensajero, Dr. Robert Malone, quien enfatizó en el peligro de que la vacunación aumente la peligrosidad de la infección.

“La vacuna hace que el virus se vuelva más infeccioso de lo que sería en ausencia de la vacunación. Esta es la pesadilla de los bacteriólogos”, sostiene el Dr. Malone con base en experiencias anteriores, según declaró ante Steve Bannon el 28 de julio. 

Esto es por una reacción de los anticuerpos que ya se presentó en los años sesenta con el virus sincitial respiratorio: “Y causó más muertes de niños en los receptores de la vacuna que en los no vacunados”, citó el Dr. Malone quien prevé que la misma tragedia se puede repetir ahora.

José Hermosa – BLes.com