Continúan las negociaciones entre republicanos y demócratas para acordar un proyecto de ley destinado destinado a reducir los daños provocados por el virus del PCCh.

Redacción BLes – Dos altos funcionarios de la Casa Blanca, con un real conocimiento de las negociaciones entre ambos partidos, temen que los republicanos y los demócratas estén demasiado enfrentados en las intenciones como para poder avanzar en de manera concreta en el proyecto de ley. La información provino del medio Daily Caller, quien advirtió que las fuentes hablaron bajo anonimato. 

Representantes de ambas facciones han presentado, durante meses, varios borradores de lo que sería un paquete de estímulos para enfrentar las pérdidas económicas provocadas por el virus del PCCh. Se habló de recortes al impuesto a la renta, un segundo tramo de pagos directos a contribuyentes, un presupuesto extraordinario destinado a educación para que las escuelas abran en otoño, etc.

Pero lo cierto es que las negociaciones concretas entre los líderes del congreso y la administración no comenzaron hasta esta semana. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, se reunieron con Trump en la Casa Blanca el lunes.

Mnuchin y Meadows también se reunieron el martes con la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer. Pero los dos demócratas dijeron que no puede haber negociaciones reales sobre la legislación, hasta que los republicanos puedan acordar su propio plan, informó Bloomberg. 

Por su lado, Meadows, admitió que hay una gran distancia entre la postura de los dos bloques. Partiendo de la base que los republicanos están tratando de armar un plan con un presupuesto de 1 billón de dólares, mientras que los demócratas proponen gastar entre 3 y 3,5 billones.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, el martes, esbozó algunas de sus propias prioridades: La extensión de un programa de préstamos para pequeñas empresas, otra ronda de pagos directos a individuos, dinero destinado para que las escuelas puedan reabrir y límites temporales de responsabilidad para empresas y otras organizaciones. Excepto por los límites de responsabilidad, los demócratas probablemente estén de acuerdo con las otras disposiciones, aunque seguramente habrá desacuerdo en las cantidades asignadas.

Aunque con algunas diferencias de forma, ambos partidos también apoyan la renovación de las prestaciones del seguro de desempleo suplementario. También hay apoyo a la financiación de pruebas de coronavirus y vacunas.

Hay algunos puntos en común, lo cual podría plantear un escenario positivo, pero sin duda habrá por delante dos semanas de intensos debates y negociaciones, antes que los legisladores logren llegar a un acuerdo sobre una ley que requiere inmediatez y practicidad, para poder resolver problemas estructurales provocados por el virus del PCCh.

Hay otra realidad que es innegable, el resurgimiento del virus del PCCh amenaza con mantener la economía endeble durante lo que resto del año, y las elecciones de noviembre serán determinantes para establecer el control de la Casa Blanca y el Congreso.

Andrés Vacca – BLes