Redacción BLes– El movimiento Blue Lives Matter organizó una manifestación pacífica el domingo en Kenosha, Wisconsin, a la que asistió una multitud de gente en defensa de las fuerzas policiales, reclamando ley y orden luego de las manifestaciones violentas que generaron caos, destrucción y más muertes durante la última semana después del tiroteo de Jacob Blake.

La concentración pacífica se realizó en el mismo lugar donde unos días atrás cientos de manifestantes con banderas de ‘Black Lives Matters’ se reunieron para destruir y saquear comercios, provocar incendios y promover el odio hacia las fuerzas policiales. Durante los disturbios murieron dos personas, Fox News reportó los hechos.

Esta vez los asistentes vestían ropa de color azul y las banderas decían ‘Blue Lives Matter’. Su mensaje era completamente opuesto al que se vio durante la semana pasada cuando en forma caótica se reclamaba por la abolición de la policía. Ahora la manifestación fue pacífica y ordenada, planteando apoyo a las fuerzas policiales, quienes deben garantizar el cumplimiento de la ley y el orden. 

Según reportó Fox News, las personas que asistieron el domingo firmaron peticiones instando a la destitución del gobernador Tony Evers y el vicegobernador Mandela Barnes, ambos demócratas, acusados por los manifestantes de defender a los movimientos violentos, o al menos de no hacer nada para detenerlos. Además  agregaron mensajes de apoyo en pancartas escritas a mano buscando agradecer a los policías por su trabajo y estimularlos a continuar haciéndolo. 

El medio Neon Nettle publicó algunas conversaciones que un medio local tuvo con los manifestantes el domingo, quienes expresaron sus ideas respecto a su apoyo a la policía. “Hay gente que apoya a los policías. Creo que realmente se preocupan por nosotros y que están aquí para ayudar a la gente”, dijo Chris Eakins, uno de los organizadores.

“Apoyo esta causa. Apoyo la idea de que las vidas de los negros sí importan; sin embargo, no apoyo a la organización Black Lives Matter. No apoyo la quema, el saqueo y los disturbios de nuestros lugares de origen”, dijo otro de los manifestantes llamado Randall.

Durante las protestas el presidente Trump manifestó su repudio absoluto y ofreció rápida y efectiva asistencia al gobernador Tony Evers. En un mensaje de Twitter Trump dijo: “NO apoyaremos el saqueo, los incendios provocados, la violencia y la anarquía en las calles estadounidenses. Mi equipo acaba de hablar por teléfono con el gobernador Evers, quien acordó aceptar asistencia federal (¡Portland debería hacer lo mismo!)”.

El miércoles de la semana pasada llegaron a Kenosha los refuerzos federales y la calma volvió a reinar en las calles. El presidente Trump escribió al respecto sobre el éxito del trabajo realizado por las fuerzas policiales, garantizando haber eliminado por completo los focos de violencia. También aprovechó para insistirle al gobierno de Portland que debe aceptar la ayuda federal si quiere volver a encontrar la ley y el orden en sus calles.

Andrés Vacca – BLes.com