Redacción BLes – Transcurridos más de seis meses de la campaña de inmunización masiva con las vacunas experimentales COVID-19, no aprobadas por la FDA, decenas de miles de víctimas están hablando, lamentando sus decisiones y pidiendo ayuda.

En el pasado, las personas que se manifestaban eran en su mayoría padres de niños dañados por las vacunas. Ahora los que hablan son en su mayoría adultos que han visto sus vidas devastadas por estas inyecciones.

Un grupo que se autodenomina “Vax Longhaulers” ha publicado vídeos en dos canales de YouTube, Bitchute y Rumble, para compartir sus experiencias tras ser vacunados, informa Heath Impact.

Además, existe un grupo privado en Facebook llamado “Covid19 Vaccine Victims & Families”.

Después de recibir las vacunas de Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson y AstraZeneca, casi 29.500 miembros del grupo “Víctimas y familias de la vacuna COVID 19” describen horribles problemas de salud como derrames cerebrales, coágulos de sangre, hemorragias profusas, dolores como pinchazos de agujas en las extremidades y parálisis.

A pesar de los devastadores testimonios, Facebook añade un descargo de responsabilidad a cada una de las publicaciones de los miembros del grupo para asegurar a los usuarios que las vacunas son “seguras” y “eficaces”.

“Las vacunas COVID-19 se someten a muchas pruebas para comprobar su seguridad y eficacia y luego se supervisan estrechamente”, afirma la notificación, citando a la Organización Mundial de la Salud.

Los usuarios son dirigidos al centro de información COVID-19 de Facebook, que promociona la vacuna y enumera los lugares donde puede obtenerse en cada estado, informó Gateway Pundit.

Ha habido una gran preocupación por la seguridad y la eficacia de la vacuna, así como por la necesidad de inyectarla.

Aunque el gobierno fomenta y promueve la vacunación, muchas personas dudan y tienen miedo.

Hace unos 3 meses, cuando el suministro de dosis de vacunas contra el coronavirus en Estados Unidos superó la demanda, algunas localidades del país descubrieron que hay tan poco interés en las vacunas que debían rechazar los envíos.

Alrededor de la mitad de los condados de Iowa han dejado de solicitar dosis de vacunación adicionales al estado, y Luisiana se ha negado a recibir ciertas dosis de vacunas.

“Es una especie de estancamiento. Algunas personas simplemente no la quieren”, dijo Stacey Hileman, una enfermera del departamento de salud del condado rural de Decatur, en Kansas, donde menos de un tercio de los 2.900 residentes del condado han recibido al menos una dosis de la vacuna, informó Kare 11.

Después de recibir su primer cargamento de vacunas a principios de abril, la farmacia de la pequeña ciudad, Robin Jackson, ha estado casi rogando a cualquier persona del vecindario que se acerque a vacunarse, colocando también carteles en el exterior de su tienda para agradecer la llegada del cargamento.

Barbara Gennaro, madre de familia de dos niños pequeños en Yazoo City, Mississippi, afirmó que todos en su comunidad de educación en casa se oponen a la vacuna. Gennaro dijo que evita las vacunas para su familia.

“Todos los cristianos fuertes con los que me relaciono están en contra”, dijo. “El miedo es lo que lleva a la gente a vacunarse, así de simple. Cuanto más fuerte es la confianza de alguien en el Señor, menos probable es que quiera la vacuna o sienta que es necesaria.”

También le recomendamos: La vacuna ARNm podría causar daño celular a corto plazo, revela médica

Ad will display in 09 seconds

Danielle Farr, que vive en el condado de Barber, Kansas, ha rechazado las dosis de la vacuna y ha dicho que no tiene planes de vacunarse. La mujer, de 32 años, reveló que ella, sus hijos de 5 y 12 años y su marido se infectaron con COVID-19 el año pasado.

En los análisis de sangre de los cuatro se encontraron anticuerpos contra el virus, por lo que supone que ya están protegidos.

“Creo en las vacunas que han erradicado enfermedades terribles durante los últimos 60, 70 años. Creo total y plenamente en eso”, dijo Farr, que trabaja en una empresa de contabilidad. “Ahora, una vacuna que se apresuró en seis, siete meses, simplemente voy a ser un poco más cautelosa sobre lo que elijo poner en mi cuerpo”.

Kathy Vittetoe – BLes.com