Redacción BLesSegún recientes informes, los países latinoamericanos, especialmente Panamá, están luchando para manejar un aumento significativo de migrantes ilegales provenientes de distintas partes del mundo que están ingresando ilegalmente para iniciar un largo camino en dirección a los EE. UU., atraídos por las políticas fronterizas indulgentes de la administración Biden.

Las políticas de fronteras abiertas de la administración demócrata han provocado un colapso casi total en la frontera sur de los Estados Unidos tras los miles de migrantes latinoamericanos, mayormente de México y centroamérica, que llegan a diario con el objetivo de ingresar al país a sabiendas de que si logran atravesar la frontera, Estados Unidos los acogerá, incluidos a aquellos con gran historial delictivo. 

Al parecer el mensaje se ha extendido por el mundo, y hoy se registran miles de inmigrantes ilegales provenientes de África, Medio Oriente y otros lugares fuera de Occidente que intentan ingresar a los Estados Unidos. 

Dado que los controles en los aeropuertos continúan siendo muy estrictos, los inmigrantes hacen su arribo a países vecinos como Panamá, y desde allí comienzan un largo camino hacia la frontera sur de Estados Unidos, acorde a un informe reportado por Bloomberg el jueves 3 de junio.

Citando a la canciller de Panamá Erika Mouynes, Bloomberg informó que el país centroamericano está teniendo graves problemas para abordar “un aumento de cinco veces en los migrantes que caminan durante días a través de su densa jungla sureña con la esperanza de llegar a Estados Unidos”.

Miles de migrantes de diversas razas y religiones, están comenzando a abrumar los refugios de Panamá, reveló Mouynes, describiendo una situación similar a la de la frontera sur de Estados Unidos.

Al respecto de esta situación Mouynes declaró: “La situación de los migrantes ha empeorado mucho. Les damos comida, los ponemos en campamentos donde se realizan pruebas biométricas y pruebas de Covid. Eso está bien si tiene números que puede manejar, pero si de repente tiene cinco veces esa cantidad, se vuelve difícil”.

La autoridad migratoria de Panamá reportó durante el mes de abril, unos 5.818 extranjeros ilegales intentaron cruzar desde Colombia, lo que implica un aumento del 477 por ciento respecto a enero, solo en esa vía de ingreso.

Le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al MUNDO a DERROCAR al partido comunista chino

Ad will display in 09 seconds

Este enorme aumento también se vio reflejado en la frontera de EE. UU., de hecho en abril, la Patrulla Fronteriza nacional también encontró un número récord de migrantes (más de 178.000), predominantemente de los países del Triángulo Norte de Centroamérica, de Guatemala, Honduras y México, lo que representa un aumento de casi 10 veces respecto al mismo período del año pasado.

A pesar de las cifras alarmantes, en mayo, el New York Times reveló un preocupante informe que indica que el presidente Joe Biden y sus adjuntos han abierto la frontera sur a una creciente ola de migrantes económicos, no elegibles para asilo según la ley actual.

Los reportes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos relatan haberse encontrado con personas de más de 160 países en los últimos meses que buscaban ingresar a Estados Unidos, incluidos algunos de países lejanos como India, Bangladesh y Uzbekistán. Las autoridades de inmigración de Biden liberaron a la mayoría de ellos en Estados Unidos para reunirse con amigos, familiares, o simplemente comenzar una nueva vida en soledad. .

También ha hecho sonar la alarma las denuncias que indican que por la frontera sur, el Partido Comunista Chino (PCCh), está haciendo ingresar de modo ilegal espías con misiones especiales para robar información, implementar políticas de lobby con políticos izquierdistas y otras estrategias oscuras.

Andrés Vacca – BLes.com