Redacción BLesLa ex primera dama Michelle Obama, junto a la fundación ultra progresista que lidera, When We All Vote, anunció un plan destinado a reclutar y capacitar a un total de 100 mil voluntarios que tendrán el objetivo de incorporar a un millón de nuevos votantes para sumar al electorado demócrata.

Obama escribió en una carta el domingo que su organización de “derechos electorales”, planea registrar a más de un millón de nuevos votantes antes de las elecciones de mitad de período de este año.

Además, en un mensaje de Twitter, Obama instó al Congreso a aprobar una legislación sobre el derecho al voto. Haciendo referencia a que “hay personas” que están dificultando la votación.

Las elecciones intermedias de 2022 tendrán importantes consecuencias políticas, ya que los demócratas intentan mantener su estrecho margen de control en el Congreso, en medio de una serie de malas decisiones llevadas a cabo por la administración Biden que han provocado grandes críticas y nuevos disidentes.

La medida también se produce cuando el Senado sigue estancado en la aprobación de la legislación federal sobre el derecho al voto que pretenden implementar los sectores progresistas del Congreso.

De hecho, entre los 100 mil voluntarios que pretenden incorporar en el plan, una parte de ellos tendrán la tarea de ponerse en contacto con senadores sobre la aprobación de leyes sobre el derecho al voto y reclutar a “miles” de abogados para supuestamente proteger el derecho al voto “en los estados donde la libertad de voto está amenazada”.

Obama indicó que los estados liderados por el Partido Republicano, incluidos Georgia, Texas y Florida, supuestamente han aprobado proyectos de ley electorales restrictivos que dificultan el voto de los ciudadanos.

Este tipo de medidas que promueve la exprimera dama y los sectores más progresistas de los demócratas, si bien pueden sonar muy bien a los oídos, muchas veces esconden por detrás intereses de poder que lejos están de la anunciada intención de otorgar derechos a los sectores más vulnerables.

Entre los críticos a este tipo de medidas se encuentra la activista conservadora Candace Owens, quien ya en marzo de 2021 advirtió que la crisis fronteriza debería llamarse “plan fronterizo” porque los demócratas pretenden “inundar” de inmigrantes ilegales a Estados Unidos para convertirlos en “votantes víctimas”, y así cumplir con sus intereses políticos.

“Lo que quiero decir cuando digo votantes víctimas es que van a implementar el mismo plan que han ejecutado con éxito en la América negra durante las últimas seis décadas”, dijo Candace al presentador Tucker Carlson. “¿Qué viene después para estos inmigrantes ilegales? Cosas gratis”.

Owens dijo que los demócratas utilizan la asistencia sanitaria gratuita, las habitaciones de hotel gratuitas para atraer a estos inmigrantes ilegales a votar por ellos y permitirles permanecer en el poder, una estrategia que los demócratas han hecho con los estadounidenses negros durante los últimos años.

Owens continuó diciendo que los negros estadounidenses están empezando a darse cuenta de que sus vidas no han mejorado con las políticas demócratas. Sin embargo, podría ser demasiado tarde para ellos porque los demócratas han traído un nuevo bloque de votantes: los inmigrantes ilegales hispanos.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.