Redacción BLes– El expresidente Donald Trump expresó el viernes 26 de marzo su frustración porque la investigación del abogado especial John Durham sobre los orígenes de la investigación sobre Rusia está a punto de entrar en su tercer año y todavía no hay ningún informe que salga de ella.

“¿Dónde está Durham? ¿Es un ser humano que vive y respira? Habrá alguna vez un informe Durham?” dijo Trump en un comunicado de su oficina del 45º presidente.

Durham, fiscal de Estados Unidos en Connecticut en ese momento, fue contratado por el entonces fiscal general William Barr en abril de 2019 para dirigir la investigación, y en octubre pasado recibió formalmente la designación de consejero especial.

En diciembre, Barr dijo que la investigación, que ha sido etiquetada como una investigación criminal, se había “reducido considerablemente” y “realmente se centró” en las actividades del FBI.

Barr dijo que Durham “está autorizado a investigar si cualquier funcionario federal, empleado o cualquier otra persona o entidad violó la ley en relación con las actividades de inteligencia, contrainteligencia o de aplicación de la ley dirigidas a las campañas presidenciales de 2016, a los individuos asociados con esas campañas y a los individuos asociados con la administración del presidente Donald J. Trump, incluyendo, pero sin limitarse a Crossfire Hurricane y la investigación del abogado especial Robert S. Mueller, III”.

La investigación de Mueller no encontró evidencia de conspiración criminal o coordinación entre la campaña de Trump y los funcionarios rusos durante las elecciones de 2016.

Le recomendamos:

En febrero, se pidió a Durham y a otros fiscales federales que sirvieron bajo la administración de Trump que renunciaran después de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo. Durham dimitió como fiscal federal pero continuó como asesor especial.

Biden ha prometido no interferir en las investigaciones del Departamento de Justicia. Su fiscal general, Merrick Garland, se negó a prometer durante una audiencia de confirmación ante el Comité Judicial del Senado que protegería la investigación de Durham o que haría público su informe final. Garland dijo que no “tenía ninguna información” sobre la investigación, pero que no tenía “ninguna razón” para pensar que Durham no debía continuar la investigación.

Hasta ahora, Durham sólo ha conseguido una declaración de culpabilidad en su investigación. El abogado del FBI Kevin Clinesmith admitió que falsificó un documento durante los esfuerzos de la oficina para renovar su autoridad de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera para espiar al ex asesor de la campaña de Trump, Carter Page, editando un correo electrónico de la CIA en 2017 para afirmar que Page no era “una fuente” cuando el correo electrónico original no contenía esas palabras.

Trump calificó a Clinesmith de “corrupto” cuando se enteró del caso y auguró que la acusación contra él es “solo el principio”

“El hecho es que espiaron mi campaña y los pillaron. Y oirán más”, dijo entonces durante una rueda de prensa.

En enero, Clinesmith fue condenado a 12 meses de libertad condicional, 400 horas de servicios comunitarios y ninguna multa.

Ann Wilson – BLes.com