Redacción BLesPeriodistas mexicanos iniciaron el martes 25 de enero protestas a lo largo y ancho de todo el país para denunciar los recientes asesinatos de tres reconocidos periodistas. Los profesionales de la comunicación exigieron al gobierno que se tomaran medidas inmediatas y se finalice con la impunidad que ha caracterizado el asesinatos de sus colegas.

Fotógrafos, noteros, presentadores y otros trabajadores asociados a los medios de comunicación, independientemente de sus inclinaciones políticas, se reunieron el martes en reclamo por la crítica situación que vive México respecto a la censura que pretenden imponer agrupaciones mafiosas, muchas veces en complicidad con los gobiernos locales y federales.

Dos periodistas fueron asesinados en la ciudad fronteriza de Tijuana en las primeras semanas del año. El fotógrafo policial Margarito Martínez fue asesinado a tiros frente a su casa el 17 de enero, mientras que la reportera Lourdes Maldonado López fue encontrada muerta a tiros en su automóvil el domingo pasado, despertando el repudio de toda la comunidad.

Paralelamente, el reportero José Luis Gamboa fue apuñalado a principios de este mes en el estado de Veracruz.

Acorde a lo reportado por la agrupación Reporteros sin Fronteras (RSF), Gamboa había sido un fuerte crítico de la corrupción del gobierno local y de los funcionarios con vínculos con el crimen organizado.

El grupo de defensa de los medios tuiteó sobre el asesinato de López, quien estaba destinado a estar “bajo la protección del estado”. RSF pidió “una investigación rigurosa y garantizar la protección de su familia”. 

México introdujo un plan gubernamental de protección para periodistas en el año 2012. Pero, acorde a cifras reportadas por el propio gobierno, poco menos de 500 personas han logrado recibir protección.

Lo que despertó mayor indignación luego de los recientes asesinatos, es que según los informes, los dos periodistas abatidos en Tijuana habían pedido protección antes de ser atacados.

Martínez había recibido amenazas de alguien con presuntos vínculos con delincuentes y había estado esperando la protección del estado que nunca llegó.

Ante la situación de temor que viven los mexicanos y la impunidad con la que están trabajando los delincuentes, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exigió que se tomen “medidas duras”.

“Hacemos un llamado a las autoridades mexicanas para que refuercen la protección de los periodistas, en particular, para que tomen más medidas para prevenir los ataques contra ellos, incluso abordando las amenazas y los insultos dirigidos contra ellos”, dijo el portavoz de Guterres, Stephane Dujarric.

Ante la presión de la comunidad local e internacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se dirigió a los periodistas en una sesión informativa el martes y dijo que los perpetradores serían castigados.

Sin embargo existe poca credibilidad a sus palabras. Las propias estadísticas le juegan en contra ya que el Comité para la Protección de los Periodistas, una organización sin fines de lucro que promueve la libertad de prensa, informó en noviembre de 2021 que el 95% de los más de 140 periodistas asesinados desde el año 2000, sigue sin resolverse y no pareciera haber un nuevo plan que dé esperanzas a que ese porcentaje se revierta.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.