Se veían decenas de cadáveres carbonizados de todas las edades.

ESTADO DE MÉXICO.-Antes del amanecer del lunes 19 de noviembre de 1984 unas fuertes explosiones estremecieron la comunidad de San Juan Ixhuatepec, Tlalnepantla de Baz, Estado de México, dentro de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Los estallidos despertaron a miles de personas. Una bola de fuego proveniente de la Tierra se levantó a casi 2 mil metros de altura.

De acuerdo a un reportaje de TV Azteca, eran las instalaciones de gas ubicadas en San Juan Ixhuatepec, donde se habían registrado una fuga que detonó en una “lluvia de fuego”.

“Recuerdo que mi mamá me despertó de una manera muy brusca… abrí los ojos y vi oscuridad y como un Sol muy radiante y mucho ruido en la calle”, dijo un sobreviviente del holocausto.

Luego del primer estruendo, cinco minutos después, otra explosión se registraba, y 10 minutos más tarde otra todavía mucho más fuerte que las anteriores.

Durante los siguientes 50 minutos se reportaron más de 10 detonaciones en toda el área. Unos 40 cilindros de gas salieron volando contra las casas dentro de un radio de casi un kilómetro.

Los que pudieron salieron de sus hogares sin poder imaginar que las calles serían en lugar más peligroso para buscar refugio. Desde el cielo caían “proyectiles de fuego”.

“Las esferas tronaron -como era gas licuado de petróleo- la lluvia venía en fuego”, detalló el sobreviviente a Azteca Noticias.

Mientras tanto, en las calles, las escenas parecían haber sido sacadas del infierno. Antorchas humanas caminaban por las calles, mientras morían quemadas. Algunas todavía vivas ahogaban sus gritos por el humo penetrante que terminó por asfixiarlos.

“Había una zona donde estaban los más quemados, y ahí de repente sacaron un muerto, luego dos y así se fueron… llegaba gente y me decía ya se muerieron tantos”, comentó una señora.

Las ambulancias recorrían lo que había quedado de las calles, había que empezar a rescatar a los heridos. Mientras tanto, se veían decenas de cadáveres carbonizados de todas las edades.

Momentos después más de 200 bomberos llegaron a San Juanico y comenzaron a rociar con las mangueras las esferas que contenían el gas líquido, con la idea de evitar una siguiente explosión.

“Aquí cayó una de las que le decíamos salchichas (vehículo usado para transportar combustible) -una salchicha de 20 metros- cayó sobre una casa y cuando paso por ahí recuerdo y digo: “Esa familia ya se acabó””, afirmó el testigo.

Para el medio día, la mitad de San Juanico había quedado destruida. El olor a muerte se confundía con el gas que aún desprendían algunas cisternas.

Cuerpos cubiertos con sábanas explicaban el tamaño de la desgracia, sin decir una sola palabra.

Este 19 de noviembre se cumplieron más de 30 años de este terrible incidente que llevó al presidente de México, Miguel de la Madrid, a decretar luto nacional.

Según investigaciones posteriores de la fiscalía mexicana, las explosiones fueron responsabilidad de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El 21 de noviembre de 1986 un decreto presidencial de Miguel de la Madrid determinó la salida de Pemex y de las gaseras privadas, el cual nunca fue cumplido a cabalidad.

El incendio deja miles de damnificados

El siniestro dejó también más de 500 muertos y más de cinco mil lesionados, que fueron atendidos en todos los hospitales de la zona central del País y más de 250 mil damnificados.

Las pérdidas materiales eran incuantificables.

La fuerza del estallido arrasó con más de mil casas, destruyó un gran número de vehículos, así como el pavimento de calles y carreteras cercanas a la tubería.

Según relato de algunos sobrevivientes, el primer estallido se escuchó cuando explotó una pipa de la empresa Unigas, ubicada en la misma población, para después sucederse las detonaciones con frecuencia, creando una llamarada que se alcanzó a ver en todo el Norte de la Ciudad de México.

Según el sismógrafo de la Universidad Autónoma de México (UNAM), la primera explosión fue registrada a las 5:40 horas, la segunda a las 6:14, la tercera a las 6:47, la cuarta a las 6:59 y la última a las 7:01, abarcando un área de 30 a 50 kilómetros a la redonda.

Fuente: Elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.