Los cuerpos sin vida de los cuatro policías secuestrados por un comando armado en el centro de México fueron localizados este viernes (13.12.2019) envueltos en bolsas de plástico sobre la carretera Panamericana a la altura del municipio de Villagrán, en el estado de Guanajuato.

“El gobierno de Villagrán confirmó que se trata de sus integrantes de la Policía Municipal; también apareció con vida, con algunas lesiones leves, el juez calificador”, declaró esta tarde la comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia para la Seguridad Ciudadana del estado de Guanajuato, Sophia Huett López.

El miércoles por la noche, justo cuando se realizaba el cambio de turno, un comando mató a tres policías y secuestró a cuatro más y al juez calificador, un empleado administrativo encargado de imponer sanciones a nivel local, en un ataque a las instalaciones de la Policía de Villagrán.

Los atacantes vestían uniformes tácticos con las iniciales CJNG, que alude al poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación, y viajaban en cuatro camionetas negras con luces similares a las de los cuerpos de seguridad.

La región más violenta de México

Tras el asesinato de los siete policías, entre ellos dos mujeres, el gobernador del estado, Diego Sinhue, se reunió con el general Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional, para replantear la estrategia de seguridad en la región, la más violenta del país con 2.865 homicidios dolosos de enero a octubre según datos oficiales.

En el municipio de Villagrán, donde habitan 27.000 personas, se ubica el poblado Santa Rosa de Lima, donde a principios de marzo de este año las fuerzas federales y estatales lanzaron el operativo “Golpe de timón” para intentar detener a José Antonio Yépez “El Marro”, líder del cartel que controla el robo de combustible en la región, y quien hasta el momento no ha podido ser arrestado.

Fuente: DW

Te puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__

Ad will display in 09 seconds