La propagación global de coronavirus se está convirtiendo en un “pánico de coronavirus” y donde los pánicos generalmente se reflejan es en los mercados: una cadena de pérdidas esta semana ha despojado a los inversionistas de valores calculados en 5.000 millones de dólares.

No se veía nada similar desde la crisis financiera de 2008 y este viernes se prolongaba la tendencia en Asia y Europa, con una pérdida del índice principal de la región, el Nikkei japonés, de 2,7% y caídas de 2 al 3 por ciento en los mercados europeos.

En el caso de Japón está implícito el temor de que el país tenga que suspender o aplazar los Juegos Olímpicos 2020, programados para julio, en medio de la incertidumbre de que el coronavirus no desaparezca o pueda ser dominado antes de esa fecha.

La epidemia aparecida en China ya ha causado estragos en las economías, con líneas de suministro interrumpidas, eventos comerciales cancelados, cierres de fábricas y reducciones de vuelos, siempre considerando que China es la segunda economía del mundo.

Un índice global llamado MSCI, que registra a unos 50 países, reflejó pérdidas del 10% en lo que va de semana, el peor resultado desde octubre de 2008. Otros medidores globales se mueven dentro de una llamada “zona de temor”.

Por otra parte, los precios del petróleo merodeaban su menor nivel en más de un año después de perder 12% esta semana, mientras que todos los metales industriales han caído entre un 3% y un 6%.

En América Latina, el efecto ha sido menos drástico, pero las bolsas y las monedas están registrando pérdidas debido principalmente a la caída de los precios globales de las materias primas, la principal fuente de exportación de la región.

Las monedas de Chile y Colombia sufrieron pérdidas también debido a los bajos precios del cobre, y el peso mexicano llevaba hasta el jueves cinco sesiones de pérdidas.

Los inversionistas se han desplazado en general a valores de protección, como el oro, que alcanzó recientemente su mayor cotización en siete años, y bonos del gobierno estadounidense, temerosos de que el coronavirus siga afectando los precios de las acciones de las firmas globales.

Aunque la situación todavía no es de caos, se trata de un momento de crisis que se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos y otros grandes bancos centrales recorten las tasas de interés para aliviar a las economías y eludir una posible recesión global.

“El coronavirus luce ahora como una pandemia”, dijo a la agencia Reuters Norihiro Fujito, jefe estratega de inversiones de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities. “Los mercados pueden lidiar con eso, incluso si hay grandes riesgos, mientras que puedan ver el final del túnel”.

“Sin embargo, en este momento, nadie puede decir cuánto durará ni cuál será su severidad”, señaló.

El director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que el virus puede convertirse en una pandemia en la medida que se propague a economías desarrolladas como Francia y Alemania.

Fuente: Voz de América

Te puede interesar: Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Ad will display in 09 seconds

Categorías: América México

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.