Redacción BLes- Una encuesta reciente señala que el candidato presidencial demócrata Joe Biden no alcanzaría a completar el primer periodo en la Casa Blanca, en caso de que fuera elegido, según el concepto de la mayoría de los estadounidenses. 

De acuerdo con el sondeo de opinión ejecutado por Rasmussen el 59% de los participantes piensa que no es probable que Biden termine los primeros cuatro años como mandatario, en ese caso la nación quedaría bajo la gestión de la vicepresidenta Kamala Harris.

Especificando por partidos, el 74% de los republicanos piensa que Biden no llegará en el cargo hasta el 2025 y el 49% de los demócratas, además del 57% de los independientes, piensa lo mismo, según los resultados publicados el 10 de agosto.

La principal preocupación de los votantes con Biden es su edad, 78 años al tomar posesión del cargo, y los frecuentes desaciertos en sus intervenciones públicas que luego son corregidos por los asistentes de la campaña demócrata, lo que haría suponer su declive cognitivo. 

En otro sondeo de opinión por grupos, los votantes del estado de Michigan, EE. UU., dicen de Biden que es un “títere” que no es “mentalmente capaz de ser presidente”, asimismo, los encuestados confiesan que no “han prestado mucha atención a los eventos, plataformas o discursos”, del candidato demócrata según Axios del 27 de julio.

La alternativa que se presenta, en caso de que los dirigentes demócratas consideren muy elevado el riesgo de que Biden como candidato sea rechazado masivamente por los electores, es reemplazarlo por otro candidato y en cierta medida empezar de nuevo el proceso cambiando también a Harris como vicepresidenta. 

En este caso la decisión del comité ejecutivo demócrata no podría ser rechazada por Biden, y el cambio de candidato podría generar caos entre sus seguidores. Para algunos analistas es posible incluso que Biden sea reemplazado antes del inicio de los debates del 29 de septiembre. 

Las estadísticas tampoco favorecen a Biden si se toma como referencia la historia de Estados Unidos.

De los 45 presidentes al menos nueve vicepresidentes han subido a la presidencia por sucesión, lo que equivale al 20 por ciento, un porcentaje significativo según History.

En ocho de esos casos, los presidentes fallecieron durante el correspondiente período y los vicepresidentes los reemplazaron.

Esa podría ser la situación que se presente para los candidatos demócratas Joe Biden y Kamala Harris, de ser los elegidos por los estadounidenses el próximo 3 de noviembre, día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. 

José Hermosa-BLes.com