Gordon Chang, autor y experto en China alertó a los estadounidenses sobre las verdaderas intenciones del régimen comunista chino detrás de sus sospechosamente bajos números de infecciones y muertes por virus PCCh. Dijo que Beijing solo busca demostrar que es superior a los Estados Unidos.

Durante una entrevista en Fox News, el Sr. Chang, autor del libro “El inminente colapso de China” con un extenso conocimiento del comunismo chino, habló sobre los recientes informes de los medios estatales chinos que reportaron números de infecciones y muertes de virus PCCh extremadamente bajos. 

“No conocemos el estado real de las infecciones y muertes por coronavirus en China, pero hay una cosa que es segura: y es que el Partido Comunista está utilizando su tratamiento del coronavirus para extender su influencia en el mundo y eso significa que las infecciones, y las muertes, son realmente muy políticas en este momento”, dijo el experto. 

El People’s Daily, medio propagandista del Partido Comunista Chino (PCCh), publicó en Twitter el 2 de febrero pasado, que China registró “25 casos nuevos”, “1516 casos activos” y “12 casos asintomáticos, 7 de ellos extranjeros”. 

Desde el brote del virus PCCh en Wuhan, Beijing reportó un poco más de 100.000 casos y apenas 4820 muertes. Para una población de 1.400 millones estas cifras son risibles.

“Las bajas cifras de infecciones y muertes apoyan la narrativa del Partido Comunista, que sus métodos para hacer frente al coronavirus son superiores a los de Estados Unidos y otros países”, explicó Gordon, que agregó: “Y esto a su vez encaja con su narrativa que su forma de gobernar es superior a la democracia”.

El experto argumentó que cuando el PCCh anunció que había armado un grupo de trabajo contra la pandemia, de las 9 personas en este grupo, solo uno era un funcionario de salud pública, los demás eran empleados de propaganda y miembros del Partido.

“Y eso nos muestra realmente cuáles son las prioridades del Partido Comunista con respecto a esto”, aseguró Chang.

El experto en China criticó la decisión del presidente Joe Biden de volver a unirse a la Organización Mundial de la Salud, de la cual el expresidente Trump salió debido a la falta de transparencia del organismo.

Los médicos expertos de la OMS sabían que el coronavirus era altamente contagioso, pero sus inquietudes fueron anuladas por el liderazgo político (Tedros) que difundió la postura de China de que el virus no se transmitía”, dijo Chang. 

“Por eso, no deberíamos habernos reincorporado a la OMS porque fue cómplice de China”, aseguró. 

Gordon también aseguró que el PCCh esparció el virus fuera de China intencionalmente cuando pidió a otros países que no cerraran sus fronteras a los chinos mientras en China imponía una seria cuarentena, sabiendo lo contagiosa que era la enfermedad.

Ahora, dijo Chang, la Casa Blanca desea cooperar con China para combatir el virus PCCh pero según él: “No se puede cooperar con un país que es responsable de cientos de miles de muertes de estadounidenses”.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com