Redacción BLes – México impide a EE.UU. enviar de vuelta a casa a las familias de inmigrantes ilegales al inicio del actual brote de COVID-19, una medida más que amenaza con agravar la oleada fronteriza.

El Washington Examiner informa de que la decisión de impedir que una gran parte de las familias ilegales no mexicanas regresen a México probablemente obligue a la Patrulla Fronteriza a liberar a más personas en Estados Unidos debido a la escasez de instalaciones que albergan a miles de migrantes que son detenidos cada día.

La semana pasada, más de 20.000 personas fueron capturadas en el Valle del Río Grande, el más activo de los nueve sectores de la frontera. Fue el mayor número de ilegales detenidos en una semana en la historia de la región.

México se negó discretamente a aceptar grupos selectos de familias ilegales detenidas en la frontera la semana pasada. Una fuente de alto nivel de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza dijo a los medios de comunicación que los detenidos cruzaban la frontera en un lugar y luego eran conducidos de vuelta a México a cientos de kilómetros de distancia en otro tramo de la frontera.

La Patrulla Fronteriza, por ejemplo, comenzó a llevar a los ilegales a El Paso, Texas, cuando el estado mexicano de Tamaulipas, que limita con el Valle del Río Grande en el sur de Texas, dejó de permitir la repatriación de muchas familias. Éstas son devueltas a México una vez que llegan a El Paso.

Cuando se produjo el brote de COVID-19 en marzo de 2020, Estados Unidos decidió dejar de detener a los inmigrantes ilegales y comenzó a rechazarlos en la frontera. Cientos de miles de ilegales fueron deportados a México en los últimos 17 meses. Las expulsiones, conocidas como Título 42 , se llevaron a cabo para evitar enviarlos a instalaciones superpobladas donde el coronavirus podría propagarse rápidamente.

Por desgracia, México se niega a aceptar el Título 42.

México dejó de permitir que las familias con niños mayores regresaran a México cuando Biden entró en la presidencia. Como resultado, la Patrulla Fronteriza no pudo rechazarlos. Biden incluso prometió que dejaría de expulsar a las familias, pero aún no lo ha hecho.

La Unión Americana de Libertades Civiles demandó por las expulsiones de familias de Biden, pero el caso quedó en suspenso después de que el gobierno de Biden prometiera poner fin a esto pronto.

También le recomendamos: Las tácticas usadas en 1943 por los comunistas en EE. UU. se repiten hoy (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

A medida que México comenzó a rechazar la reunificación familiar, el número de ilegales detenidos ha aumentado. En julio de 2021, según los medios de comunicación, más de 6.600 ilegales fueron encarcelados en instalaciones diseñadas para albergar a menos de 1.000 personas. Para procesar los casos más rápidamente, la Patrulla Fronteriza los está liberando progresivamente. Al mismo tiempo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el departamento federal encargado de detener y deportar a los inmigrantes ilegales, empezará a admitir personas en la frontera.

Desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha evitado principalmente retener a las familias porque la Patrulla Fronteriza ha preferido liberar a las personas en lugar de transferirlas al ICE, donde solo pueden ser retenidas legalmente durante un máximo de 20 días. El ICE destinó 87 millones de dólares para alojar a los inmigrantes en hoteles durante unos días antes de ponerlos en libertad.

Bruce Pie – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.