Redacción BLes – Una de las propuestas en la que coinciden los precandidatos demócratas para las elecciones presidenciales de 2020 es que los inmigrantes ilegales puedan acceder a un servicio de salud “gratis”.

La mayoría de los postulantes a la Casa Blanca ha propuesto cubrir a los extranjeros ilegales bajo la Ley de Atención Asequible (ACA, por sus siglas en inglés).

Es decir, que la eventual cobertura de salud sería financiada por los contribuyentes estadounidenses.

En ese marco, el Centro de Estudios de Inmigración (CIS, por sus siglas en inglés) publicó el martes un informe que proyecta los costos de cubrir a los inmigrantes ilegales que usarían Obamacare, así como la cobertura híbrida de Medicaid-ACA.

El CIS detalló que, en base a investigaciones previas, hay aproximadamente 4.9 millones de inmigrantes ilegales sin seguro con ingresos lo suficientemente bajos como para calificar para recibir subsidios bajo el ACA.

Dada su edad e ingresos, el costo promedio de proveer un subsidio de ACA para un inmigrante ilegal sería de aproximadamente $4,600 cada año.

Si todas estas personas se inscribieran, el costo total de proporcionar subsidios de ACA a los inmigrantes ilegales podría ser de 22.600 millones de dólares anuales. Aunque el CIS estima que, en base a una tasa de matriculación “más realista”, ese monto disminuiría a unos 10.400 millones de dólares al año.

El informe de la ONG apunta que si bien, efectivamente, el costo total sería grande, el subsidio promedio que los inmigrantes ilegales recibirían sería aún menor que el subsidio promedio de ACA ya que este segmento poblacional esta conformado relativamente por más jóvenes.

El CIS también proyectó un segundo escenario, donde los inmigrantes indocumentados accederían tanto al Medicaid como a ACA. En el primer caso entrarían las personas de más bajos ingresos y abarcaría a cerca de la mitad de esta población. Mientras que aquellos con mayores ingresos recibirían subsidios de ACA.

Bajo este enfoque, los costos serían similares: 19.600 millones de dólares (con una tasa de 100% de inscritos), y 10.700 millones de dólares si se asume una tasa de inscripción promedio en ambos programas.

Cabe señalar que en el trabajo no se toman en cuenta costos indirectos como por ejemplo la posibilidad de que ofrecer beneficios de salud “gratuitos” podría incentivar una mayor inmigración ilegal.

Nada es “gratis”

La Casa Blanca anunció a comienzos de octubre que sólo permitirá la entrada a Estados Unidos a los inmigrantes que tengan seguro médico o que puedan demostrar que tienen los recursos para pagar por el cuidado de su salud (excluyendo a los refugiados).

“Los proveedores de servicios de salud y los contribuyentes soportan costos sustanciales al pagar los gastos médicos incurridos por las personas que carecen de seguro médico o de la capacidad de pagar por su atención médica. Los hospitales y otros proveedores a menudo administran la atención a los no asegurados sin ninguna esperanza de recibir un reembolso de ellos”, apuntó la declaración oficial.

“Los costos asociados con esta atención se transfieren al pueblo estadounidense en forma de impuestos más altos, primas más altas y honorarios más altos por los servicios médicos”, indicó el comunicado.

Se estima que la iniciativa de la Casa Blanca podría ahorrarle al sistema de salud 35.000 millones de dólares al año.

La Administración Trump destaca que, más allá de imponer costos más altos a los hospitales y otras infraestructuras de salud, las personas sin seguro a menudo utilizan las salas de emergencia para buscar remedios para una variedad de condiciones que no son de emergencia, “causando hacinamiento y retrasos para aquellos que realmente necesitan servicios de emergencia”.

En ese sentido, señala que la admisión de miles de inmigrantes ilegales “que no han demostrado ninguna capacidad para pagar por sus costos de atención médica” agravaría a un más el problema.

Según el texto, los datos muestran que los inmigrantes legales son casi tres veces más propensos que los ciudadanos de los Estados Unidos a carecer de seguro médico.

“Los Estados Unidos tienen una larga historia de dar la bienvenida a los inmigrantes que vienen legalmente en busca de un futuro mejor. Debemos continuar con esa tradición al mismo tiempo que abordamos los desafíos a los que se enfrenta nuestro sistema de salud, incluyendo la protección tanto de él como del contribuyente estadounidense de las cargas de la atención no remunerada”, añadió la proclamación.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

videoinfo__video2.bles.com||99ca5d0cd__

Ad will display in 09 seconds