Redacción BLes105 congresistas republicanos rechazaron las órdenes ejecutivas del presidente, Joe Biden, relativas al polémico cambio climático que tantos empleos y dinero les costará a los contribuyentes estadounidenses. 

En una carta enviada a Biden, los congresistas pidieron la anulación de esas órdenes, tras calificarlas como “mal concebidas y devastadoras”, informó Daily Wire el 10 de febrero. 

Durante sus primeros días de gobierno Biden no solo reincorporó a Estado Unidos al Acuerdo de París, sino que tomó otras medidas para reducir los efectos del cambio climático, supuestamente inducido por la actividad humana. 

Los firmantes de la carta argumentan contra una de las medidas que consiste en “una moratoria indefinida a los nuevos arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras y aguas federales”, que destruirá una de las mayores fuente de ingresos del gobierno federal.

Esto en vez de ayudar a mejorar el clima impedirá la asignación de los recursos para atenderlo, ya que provenían del arrendamiento de territorios estatales. 

Entre otras consecuencias negativas también aumentará la deuda del país y “creará un coste de oportunidad de miles de millones”.

Por otro lado, limitar la producción energética del país fortalecerá a otros países productores de petróleo y “prácticamente garantizará que la demanda de Estados Unidos se satisfaga con petróleo y gas de países con menos normas medioambientales”, advierten los republicanos en su carta, resultando contradictorio con el mejoramiento del medio ambiente como meta. 

Le recomendamos:

No obstante, al resultar perjudiciales para los estadounidenses estas órdenes ejecutivas de Biden, es muy probable que actúen en contra de su partido, afectando negativamente los resultados electorales del 2022, y expresándose en la pérdida de escaños. 

De esta manera, los votantes de los distritos “disputados” serían “menos propensos a apoyar a los demócratas después de escuchar que “apoyaban el Green New Deal”, que “habían votado repetidamente contra la industria del petróleo y el gas” o que “habían votado para permitir que los futuros presidentes prohibieran el fracking”, informó Daily Wire. 

La carta de los senadores concluye diciendo: “Señor Presidente, no hay absolutamente ninguna razón para restringir el uso de nuestras ricas tierras federales para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos”.

Y agrega: “La producción de energía y la protección del medio ambiente no son mutuamente excluyentes. Le instamos a que anule esta orden ejecutiva y a que trabaje con nosotros para apoyar la producción de energía segura, sostenible y de todo tipo en los Estados Unidos”.

Por otro lado, otra de las medidas tomadas por Biden en apoyo a su política sobre el cambio climático es la prohibición del oleoducto Keystone XL, la que destruirá 11.000 empleos directos y hasta 60.000 indirectos, además de todo el perjuicio que ocasiona en Canadá.

En este sentido, el vicepresidente senior de Política, Economía y Asuntos Regulatorios del Instituto Americano del Petróleo (API, por la sigla en inglés), Frank Macchiarola, sostiene que si el presidente Biden prohíbe la explotación de petróleo y gas en terrenos federales  podría frustrar hasta un millón de empleos.

“Los primeros días deberían preocupar a todos los estadounidenses porque la administración está tomando claramente medidas que van a dañar la economía y costar puestos de trabajo a los estadounidenses”, destacó Macchiarola a Breitbart el 24 de enero.

José Hermosa – BLes.com