Redacción BLesEl alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, envió a efectivos policiales a los distintos puntos de acceso de la ciudad con el fin de “atrapar y multar” a aquellos que pretendan entrar o salir durante los días de vacaciones por el día de Acción de Gracias. Sin embargo, millones de estadounidenses están desafiando las advertencias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de no viajar durante los días festivos.

El alguacil de la ciudad de Nueva York, Joseph Fucito, según lo reportado por Zero Hedge realizará controles aleatorios, tanto a los autobuses que provengan de otros estados cuando dejen a los pasajeros en las terminales, como a los automóviles ya sean locales o de otros estados.

La normativa impuesta en todo el estado de Nueva York, exige que los viajeros se pongan en cuarentena durante 14 días o realicen un testeo para demostrar que son negativos al virus del PCCh. Las violaciones de la auto cuarentena se harán cumplir y pueden conllevar multas desde 1.000 a 2.000 dólares, según informó un portavoz del alcalde.

A pesar de las amenazas por parte de gobernantes demócratas respecto a que los ciudadanos no deben salir de sus casas durante este período festivo, más de un millón de estadounidenses por día están viajando en avión, tren o automóvil a medida que vamos llegando al pico de movimiento que se espera para el día de Acción de Gracias. 

Si bien los movimientos de gente son menores a los del año pasado, se espera que aumente la circulación de gente a lo largo de todo el país durante los próximos días, a pesar de las restricciones impuestas por las autoridades, los estadounidenses están mostrando su hartazgo a las medidas y no quieren perderse la oportunidad de viajar para visitar a sus familias o distenderse luego de un año muy particular.

Las críticas a las medidas excesivas en varios estados también se hacen llegar por parte de la administración Trump, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kaleigh McEnany, habló con Fox News el 18 de noviembre y se refirió a las medidas impuestas por algunos gobernadores demócratas para combatir el virus PCCh, asegurando que “no es la forma estadounidense” de resolver las cosas.

“Creo que muchas de las pautas que está viendo son orwellianas, el pueblo estadounidense sabe cómo proteger su salud. Lidiamos con COVID durante muchos meses”, dijo McEnany.

Le recomendamos:

Paralelamente, en Nueva York, donde se puede notar mucha resistencia en la gente a obedecer las restricciones impuestas por su gobernador Andrew Cuomo, en algunos casos los dueños de negocios se están levantando contra las medidas de aislamiento y cierre.

Cuomo anunció medidas extremas para prevenir la propagación del virus PCCh, incluido un límite en la cantidad de personas a las que se permite reunirse en casas privadas y la prohibición de abrir bares, restaurantes y gimnasios.

Por un lado, algunos toman la vía legal, como es el caso de las comunidades judías que presentaron una denuncia conjunta, acusando las medidas de discriminación del gobernador y la falta de garantía del Estado para la libertad religiosa al impedir que los fieles asistan a sus templos de reunión y oración.

Por otro lado, como se registró durante el fin de semana, los dueños de negocios en Buffalo, Nueva York, dejaron en claro que ya se han cansado de las restricciones arbitrarias relacionadas con el virus CCP impuestas por Cuomo.

Argumentaron que las órdenes del gobernador están llevando a la ruina de sus establecimientos y poniendo en riesgo la seguridad de sus empleados.

Durante el fin de semana, decenas de inspectores de salud fueron a varios negocios en Nueva York para verificar que solo los negocios autorizados estén abiertos, en los horarios impuestos y cumpliendo con todos los requisitos, informó The Daily Wire.

En el condado de Fulton, un oficial jefe de las fuerzas del orden también se declaró en rebeldía y ha decidido no hacer cumplir las últimas restricciones de Nueva York sobre las reuniones en el hogar. Informó The BL

Este Día de Acción de Gracias, la Oficina del Sheriff del Condado de Fulton no arrestará a nadie sospechoso de violar la orden ejecutiva del gobernador demócrata de Nueva York Andrew Cuomo de limitar las reuniones en interiores a 10 personas.

“Obtener una orden de registro para entrar a su casa y ver cuántos comedores de pavo o tofu hay presentes no es una prioridad, no lo haremos”, dijo el Alguacil Richard Giardino.

Andrés Vacca – BLes.com