El actor de Hollywood acusa que su preocupación es ambiental, pero su sesgo ideológico lo muestra funcional al socialismo.

A menos de una semana de las elecciones presidenciales en Brasil, el actor de Hollywood Mark Ruffalo hace campaña a favor del dirigente izquierdista Luiz Inázio Lula Da Silva y en contra del presidente Jair Bolsonaro. Lo que empezó como una supuesta campaña ambiental se volvió un acto abiertamente proselitista a favor de la izquierda más radical e influyente de la región.

El actor, quien interpreta a Hulk en Los Vengadores, manifestó en redes sociales su apoyo al expresidente con prontuario criminal por corrupción, Luiz Inácio Lula da Silva.

«Hoy sumo humildemente mi voz para advertir sobre las consecuencias globales de las elecciones brasileñas. Puede ver mi mensaje y, más importante aún, las palabras de muchos valientes brasileños defensores de la democracia y del planeta en la transmisión en vivo de hoy. Lula hablará en breve!», escribió el actor, poniendo el enlace a la transmisión en vivo del acto pro-Lula en el Anhembi, en São Paulo.

Ruffalo participó nada menos que del acto político del Partido de los Trabajadores que se dio de manera virtual. Luego se enfrentó a los simpatizantes de Bolsonaro que mostraron el apoyo multitudinario que tiene el presidente en las calles.

Este respaldo llega en el momento justo. La diputada Gleisi Hoffmann, coordinadora de la campaña de Lula, anunció que teme la elevada cifra de abstenciones. Dado que la mayoría de las encuestadoras todavía anuncian a Lula como ganador, las calles cuentan otro relato: respaldo masivo al presidente Bolsonaro.

Esta vez Bolsonaro no le contestó a Ruffalo que lo acusó de ser una amenaza a la democracia. Las elecciones serán el domingo 2 de octubre y no le dio prioridad. Pero frente a la acusación reiterada de Ruffalo que Bolsonaro es una amenaza a la democracia, el presidente Bolsonaro contestó meses atrás:

Querido Mark Ruffles, ¡tranquilízate! Estoy seguro de que nunca has leído la Constitución brasileña, pero puedo asegurarte que no se parece en nada a los complicados guiones de Hulk que tienes que memorizar: «AHGFRR». Léela y descubrirás que no solo la respeto, sino que protejo el Estado de derecho de Brasil.

Los registros muestran que mi gobierno siempre ha estado del lado de la democracia y la Constitución. Es la izquierda brasileña (tus amos) la que quiere controlar la prensa, frenar la libertad de expresión, censurar internet y apoyar económicamente a dictaduras como Cuba y Venezuela, no yo.

Permítanme simplificarlo: si el Capitán América fue elegido por +55 millones de personas y Thanos, que es extranjero y no sabe nada sobre los EE. UU., intenta interferir en el territorio estadounidense o el proceso electoral, es Thanos y no el Capitán el que está irrespetando la democracia.

Por cierto, el Hulk original era mucho más genial. No necesitaba una computadora para verse fuerte y en realidad entendía algo sobre la naturaleza.

Lula causó más estragos ambientales que Bolsonaro

Lo cierto es que Lula no es el héroe ambiental que Ruffalo ostenta, ni Bolsonaro el villano que pretende retratar. En el primer año del gobierno de Bolsonaro, los incendios en la región amazónica han disminuyeron casi un 20% en comparación con el mismo período del año anterior. Desde 1998, septiembre registra una media de más de 33000 incendios. En 2019, la Amazonía tuvo menos de 20000 incendios, de acuerdo al Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil.

Mientras que en la gestión de Lula los incendios llegaron a su pico histórico. En sus ocho años en el poder se produjeron 2413000 incendios forestales en Brasil. Fue el período con más incendios forestales en las últimas tres décadas.

Ruffalo interviene en elecciones regionales

Pero el activismo de Ruffalo no se limita al caso brasileño. También hizo campaña por el «Apruebo» en Chile que pretendía cambiar la Constitución, pero fue derrotado ampliamente en las urnas. De manera que una vez más quedó demostrado que sus motivaciones no son ambientales sino políticas.

No es un dato menor que ahora respalde al partido de Lula. Bajo el poder del Partido de los Trabajadores, Brasil fue sede del Foro de Sao Paulo. Desde allí se reorganizó la izquierda regional tras la caída del Muro de Berlín. Con el triunfo de Bolsonaro tuvieron que cambiar su base de operaciones a México con el nombre del Grupo de Puebla.

Ahora Mark Ruffalo acusa a Bolsonaro de ser un peligro para la democracia y a apoya a Lula. Pero es él quien busca pasar por encima de la voluntad popular que puso a Bolsonaro en el poder. Y por el contrario, le hace campaña a un expresidiario cuyos «derechos políticos» fueron restituidos por jueces designados por él y su partido.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.