En entrevista concedida a PanAm Post, la coordinadora nacional de Vente Venezuela señaló que Nicolás Maduro busca con esta nueva negociación quedarse en el poder por lo menos un año y medio más para promover la toma de Colombia, Chile y Brasil por parte de la izquierda.

Valiente, incansable y consecuente. Así se puede definir a María Corina Machado, la dirigente opositora que a lo largo de los 22 años del régimen chavista ha sido víctima de persecuciones, amenazas, agresiones verbales y físicas, una ilegal destitución como diputada y una inhabilitación política. Pese a esta brutal arremetida en su contra sigue en Venezuela, luchando contra la tiranía y lidiando con una oposición a la que acusa de cohabitar con chavismo.

Tras años de activismo social, incursionó en la escena política de la mano de la organización Súmate, impulsando el referendo revocatorio contra Hugo Chávez en 2004. Seis años después se convirtió en la diputada más votada. Desde la Asamblea Nacional incomodó a la cúpula chavista de tal manera que en 2014 fue separada de su cargo alegando una supuesta violación a la Constitución. Ahora, desde su movimiento político Vente Venezuela, advierte sobre la inconveniencia y contradicción de negociar con Nicolás Maduro para participar en procesos electorales amañados, cuyo único fin es legitimar ante la comunidad internacional a quienes usurpan el poder.

En entrevista concedida a PanAm Post, María Corina Machado señaló que “mucha gente –con razón– siente una enorme desconfianza hacia la política y hacia los políticos”. En este sentido, alertó sobre el error que representaría aceptara participar en las elecciones regionales pautadas por el régimen para el 21 de noviembre, lo cual le pasaría factura al propio Juan Guaidó, ya que esto significaría –en pocas palabras– la muerte del Gobierno interino a manos de sus propios líderes.

“Si el interinato aceptara participar, estaría –como decía Carlos Andrés Pérez– ‘autosuicidándose’, poniéndose la lápida ellos mismos. Es una locura porque estarías reconociendo una Asamblea Nacional chavista que su sola existencia niega la tuya. Eso sería absolutamente incomprensible”.

La «ruta de la capitulación»

La dirigente opositora recuerda que van 14 iniciativas de diálogo en las que “el chavismo se ha burlado” de actores internacionales que incluyen desde cancilleres de Unasur y de la Unión Europea hasta el papa Francisco. Lamenta que haya una dirigencia política que se ha prestado para esas negociaciones fallidas y que “no una, ni dos, ni tres, sino muchas veces ha dejado en la estacada a la sociedad que lo ha arriesgado todo”, recordando así cómo los venezolanos han respondido en múltiples oportunidades al llamado a manifestarse en las calles para que luego –con lo que califica como una “capitulación»– la presión se enfríe.

“En estos últimos dos años, cuando ha habido un mandato inequívoco de la población de por dónde hay que seguir, una y otra vez algunos actores vuelven a conceder y a plantear una ruta de capitulación al decir: ‘No tenemos fuerza para mantener el mandato que nos dieron de liberación de Venezuela, por lo tanto, hay que ver cómo nos arreglamos y convivimos con la tiranía dentro de una jaula’. Eso es algo obsceno, inmoral, para una sociedad que ha arriesgado todo por la conquista de su libertad”.

Machado recuerda que “esta elección lo que busca es estabilizar al régimen”. Es por ello que en las conversaciones que se llevarán a cabo en México, Nicolás Maduro solo apostará al levantamiento de las sanciones y el reconocimiento a su figura, así como de sus instituciones porque “necesita dar una imagen de normalización y de pseudoestabilidad”.

La «entrega de territorio» y la «guerra no convencional»

Agrega además que “la pérdida de recursos para sus estrategias de represión, control y saqueo” es otro factor que ha golpeado a la cúpula instalada en el palacio de Miraflores, y por este motivo “ha ido entregando territorio a las bandas criminales”.

“Alrededor de 6,5 millones de personas están en zonas ocupadas por bandas criminales que ejercen control territorial, económico y social”, asegura la coordinadora nacional de Vente Venezuela.

Para María Corina Machado, en la otrora potencia petrolera no hay una dictadura, sino una tiranía criminal que se sostiene compartiendo territorio con bandas delincuenciales y grupos irregulares. “Está muy claro que lo que estamos viviendo es un conflicto, una guerra no convencional que el régimen nos ha declarado” y que “el principal objetivo es hacer que la gente se sienta derrotada”.

Impacto en la estabilidad del hemisferio

El propósito del régimen traspasa fronteras. Ya no se trata solo de mantener secuestrada a Venezuela. Machado advierte que Nicolás Maduro “necesita quedarse por lo menos durante año y medio más porque este régimen se propone tomar Colombia, que caiga Colombia, y después viene Chile, y después viene Brasil”, a propósito de las elecciones presidenciales que se celebraron este año en Chile y el próximo en Colombia y Brasil, en las que acecha la izquierda con candidatos como Gabriel Boric, Gustavo Petro y Luis Inácio Lula da Silva, respectivamente.

No podía pasar por alto el despertar del pueblo cubano contra el régimen castrocumunista que lleva 62 años en el poder. “Cuba es la gran deuda moral que tenemos todos los países de occidente, en particular los latinoamericanos. Demasiados años dejada sola, a la deriva, dándose como perdida. Lo que ocurrió el 11 de julio es que se rompió el mito de la isla de la felicidad. Fue una sacudida, una cachetada al mundo que creía, o se había comido el cuento que repetía la propaganda cubana, de que allá todo estaba tranquilo y que todo el mundo estaba resignado”.

También le recomendamos: “VA A CAER”: Trump habló sobre el régimen comunista de Cuba en 1999

Ad will display in 09 seconds

Este hecho histórico que para muchos analistas marcaría el fin de la dictadura venezolana en caso de una eventual caída del régimen castrocomunista, para la dirigente opositora no es posible un efecto dominó de manera automática por la naturaleza del régimen chavista. “Sería extraordinario para Cuba, y un golpe moral, monumental, pero por sí solo no creo que sea suficiente para desmontar la tiranía en Venezuela”.

La «aproximación convencional» de EEUU «va a fracasar»

Desde su oficina en Caracas y desde cada rincón de Venezuela que recorre sin descanso, observa con cautela la política exterior la nueva administración estadounidense. Durante el gobierno de Donald Trump se desperdició un gran momento. “Creo que se perdió una gran oportunidad para Venezuela, en un momento en el que hubo un apoyo internacional inédito. Ha habido retrocesos y es lamentable no haber hecho lo que había que hacer en ese momento”.

Con la llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca se observan cambios que espera puedan dar resultados, pero advierte que la estrategia parece ser equivocada y Washington tendrá que retomar la línea dura.

“Una nueva administración viene y prueba a ver si los intentos previos de negociaciones fallaron porque los interlocutores no eran los correctos. Y yo inevitablemente creo que van a terminar concluyendo que esa aproximación convencional va a fracasar porque estamos enfrentando criminales y no políticos. Y nuevamente hay que adoptar una política de máxima presión, donde hay que hacer muchas cosas que no se hicieron en estos últimos dos años, tanto adentro como afuera”.

La fórmula para liberar a Venezuela requiere del apoyo de una coalición internacional que acorrale al régimen que dirige Maduro. “Debería haber un embargo de armas sobre Venezuela, mecanismos de interrupción de la comunicación de Venezuela con Cuba, de sus relaciones de comunicación e inteligencia y de relaciones militares con otros países como Rusia e Irán. Es mucho lo que la comunidad internacional puede y tiene que hacer”.

Lo que les diría en un cara a cara

Una entrevista con María Corina Machado estaría incompleta si no se recordara aquel momento épico cuando frente a todo país, en cadena de radio y televisión, le dijo a Hugo Chávez en su cara “usted es un ladrón”. Ahora, en honor a ese episodio, PanAm Post le pidió a la aguerrida opositora cerrar esta amena conversación revelando qué le diría a otras personalidades de la política nacional e internacional si pudiera enfrentarlas cara a cara:

 

Nicolás Maduro:

“Es un criminal”.

Juan Guaidó:

“No sé si estas a tiempo de cumplir la enorme responsabilidad y oportunidad histórica que te dimos los venezolanos”.

Leopoldo López:

“Tiene que aclarar muchas cosas que están pendientes con la sociedad venezolana”.

 

Henrique Capriles:

“Por ahí no es y tú lo sabes”.

Joe Biden:

“Esto es tanto por Venezuela como por la seguridad nacional de los Estados Unidos. Y es urgente”.

José Gregorio Martínez – panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.