Redacción BLes – El grupo de policías que custodiaba la estatua de Cristóbal Colón fue atacado con ladrillos, fuegos artificiales y otros objetos lanzados por manifestantes que intentaban derribarla. 

El viernes, luego de una lamentable jornada en la que cientos de manifestantes intentaron derribar la estatua de Cristóbal Colón en el Grant Park de Chicago, 18 policías resultaron heridos y algunos tuvieron que recibir atención hospitalaria. También fueron detenidos al menos una docena de violentos.

Según informó FoxNews, la manifestación comenzó la tarde del viernes en el marco de las protestas de Black Lives Matter, en supuestos reclamos por discriminación racial a raíz de la muerte de George Floyd. Según los testigos, a medida que las horas pasaban el movimiento se tornó cada vez más violento, hasta que cerca de las 21.30 hs un centenar de personas se dirigieron hacia el Grant Park con el objetivo de destruir la histórica estatua de Cristóbal Colón. 

La policía que custodiaba la estatua e intentaba que el grupo de violentos no se acerque al lugar, fue objetivo de fuegos artificiales y objetos lanzados por los manifestantes. El personal policial no contaba con ningún tipo de escudo o casco protector, lo que causó que 18 policías resultaran heridos. 

Una de las manifestantes subió un video a su cuenta de Twitter dónde se puede ver cómo atacan a la policía mientras intentan destruir la estatua. En su publicación escribió: “Colón fue un asesino!”.

Amika Tendaji, una de las organizadoras de la protesta, durante la cual los artistas etiquetaron la estatua con lemas que incluían “Decolonize Chicago” y “Black Lives Matter”, denunció el uso de la fuerza por parte de los oficiales para proteger la estatua. Así lo indicó el medio local FOX 32 CHICAGO.

“Creo que la gente de Chicago y el mundo han demostrado que están por encima de la policía que brutaliza a la gente”, dijo Tendaji. “Han terminado con el asesinato policial, han terminado con el terrorismo policial, por lo que la gente seguirá luchando”. 

No es la primera vez en lo que va del mes que en ciudades de Estados Unidos se busca vandalizar algún monumento de Cristóbal Colón como forma de protesta. El 4 de julio, en la ciudad de Baltimore, mientras los fuegos artificiales por los festejos del Día de la Independencia brillaban, una estatua de Cristóbal Colón cerca de Little Italy fue derribada y arrojada al puerto interior de la ciudad. Este acto vandálico se produjo en medio de una manifestación alineada a las protestas que exigen justicia por George Floyd 

Según un volante, la protesta “exigía la reasignación de fondos del departamento de policía a los servicios sociales, una reevaluación del sistema de educación pública, reparaciones para los negros, viviendas para personas sin hogar y la eliminación de todas las estatuas que honran a los supremacistas blancos, propietarios de personas esclavizadas, perpetradores de genocidio y colonizadores”.

Los manifestantes enmascarados usaron una cadena para arrastrar la estatua tallada en mármol que había sido dedicada, el 8 de octubre de 1984, por el ex alcalde William Donald Schaefer y el presidente Ronald Reagan.

Por su parte, el presidente Trump firmó recientemente un decreto con el objetivo de proteger monumentos y estatuas en todo el país de actos vandálicos cometidos por “anarquistas y extremistas de izquierda”.

Al anunciar la medida, el presidente Trump aseguró vía Twitter que el decreto “combate la violencia criminal reciente”, y agregó: “¡Largas penas de prisión por estos actos ilegales contra nuestro Gran País!”.

Andrés Vacca BLes