La fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, declaró recientemente que se han hecho “avances significativos” en el examen preliminar abierto a Venezuela y que se esperan tomar nuevas decisiones en los próximos meses.

“Desde la apertura del examen preliminar, hemos revisado en profundidad una gran cantidad de información documentando los supuestos crímenes”, comentó Bensouda durante una comisión con diputados del Parlamento europeo por videollamada.
En efecto, en septiembre de 2018 Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú peticionaron formalmente a la CPI investigar los flagrantes crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

La acusación contra Nicolás Maduro está respaldada, entre otros documentos, por un informe del Instituto Casla, que acusa al régimen de Nicolás Maduro de represión sistemática y de cometer crímenes de lesa humanidad.

En este informe se brindan pruebas acerca de las distintas metodologías de tortura en los centros clandestinos de la dictadura venezolana. Dichas torturas, además, presentan una clara influencia y modus operandi cubanos.

Las fuerzas policiales y parapoliciales de Maduro han sido entrenadas en el arte del combate asimétrico contra la población y las protestas sociales por las fuerzas de inteligencia de Cuba. La influencia cubana, como indica el informe, y en menor medida la iraní, china y rusa, han permitido que el régimen chavista se mantenga en el poder a pesar del enorme rechazo popular y del descontento general que hay en la población venezolana.

La acusación también se fundamenta en documentos aportados por la OEA y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), en los que se reportan que el gobierno dictatorial de Maduro realizó 5.287 ejecuciones extrajudiciales en 2018 y 1.569 de enero a mayo de 2019. También se detallan los métodos de las atroces torturas en los que se incluyen: palizas, descargas eléctricas en genitales, asfixia, violación, y otras formas de violencia para sembrar el terror. 

En 2019 la Fundación Internacional Bases (Argentina), el Club de los Viernes (España y Argentina) y la Fundación Naumann (Alemania) lanzaron el sitio web www.StopMaduro.com desde donde peticiona que el dictador chavista sea juzgado por sus repetidas violaciones a los Derechos Humanos y proporciona toda la evidencia pertinente. 

Federico N. Fernández, presidente de la Fundación Bases, indicó que:

“La Corte Penal Internacional está por tomar una decisión. Tenemos que redoblar los esfuerzos para hacerle saber a Fatou Bensouda que debe atender el pedido de investigación hecho en 2018. El tiempo pasa y los venezolanos siguen sufriendo la represión del socialismo del siglo XXI”. 

La fiscalía ha avanzado muy lentamente en la investigación de los crímenes. Sin embargo la fiscal general expresó que espera resolver la evaluación sobre la jurisdicción de la materia en el curso de este año. 

Desde la Fundación Internacional Bases piden a todos aquellos que verdaderamente creen en los Derechos Humanos que sumen su voz al #StopMaduroVenezuela y toda América Latina claman por justicia.

Fuente: Derecha Diario.