El candidato a la presidencia de Brasil también cuestionó que Jair Bolsonaro se esté ganando a los agricultores con la liberación de armas, mostrando así su rechazo a la legítima defensa.

Falta menos de mes y medio para las elecciones presidenciales en Brasil y el candidato de la izquierda acaba de ahuyentar a un importante sector de la población. Luiz Inácio Lula da Silva dijo en una entrevista que «la agroindustria es fascista y derechista», haciendo referencia a una buena parte de los agricultores que apoya la reelección del presidente Jair Bolsonaro. Su señalamiento se enmarca dentro de su campaña a favor del medioambiente, pero sin medir las consecuencias de sus palabras tanto para la economía del país y la alimentación de la población como para su propia candidatura.

«La agroindustria, sabe, que es fascista y derechista», respondió Lula en Jornal Nacional durante una entrevista transmitida este viernes en la noche, ante la pregunta de la presentadora Renata Vasconcellos sobre la posición de estos agricultores frente al medioambiente. Para intentar salir al paso y marcar algunas diferencias, el exmandatario brasileño agregó que «los empresarios serios de la agroindustria, que tienen negocios en el exterior, que exportan para Europa y para China, ellos no quieren desforestar. Ellos quieren preservar nuestros ríos, nuestras aguas, preservar nuestra fauna. Pero tienes muchos que sí quieren [desforestar]».

Enseguida replicó en las redes sociales una empresaria agrícola de nombre Francisca Badaró: «Lula llama fascistas a los que ponen comida en tu mesa y en la de miles de millones en el mundo. La agroindustria brasileña, una de las más sostenibles del planeta, nuestro mejor activo. #LulaLixo (Lula basura) la quiere destruir. Además de ser un peligro para Brasil, lo será para el mundo al promover la inseguridad alimentaria ‘si’ es elegido».

Récords históricos de incendios forestales con Lula

Aunque ahora Lula presume ser el mayor defensor del medioambiente, bajo su gestión Brasil rompió récords históricos de incendios en la Amazonia, mientras que con Bolsonaro los incendios forestales han llegado a su punto más bajo en los últimos 17 años.

En 2019 hubo una disminución histórica en incendios forestales durante el mes de septiembre, uno de los más críticos, con 19.925 casos. En contraste, durante la gestión de Lula se alcanzaron picos históricos en ese mismo mes en 2004 (con 71.522 casos), 2005 (68.560) y 2007 (73.141), según cifras del Ministerio de Ambiente de Brasil, divulgadas por la Cancillería.

Lula en contra de la legítima defensa en el campo

Y es que tanto Lula da Silva como su exministra de Ambiente, Marina Silva, van alineados con una agenda internacional. Eso incluye el desarme civil. En la misma entrevista donde Lula despotricó contra una parte del sector agrícola, espetó que Bolsonaro se está ganando a los campesinos porque está liberando armas, cuestionando así el derecho a la legítima defensa.

La política de Bolsonaro en materia de seguridad ha demostrado ser efectiva. En 2021, los homicidios en Brasil cayeron a su cifra más baja en 14 años con 41.069 casos, mientras en 2007, durante la gestión de Lula, los asesinatos se ubicaban en 58.000. En el campo abierto estar armado ante una posible invasión ha sido una medida que los campesinos han apreciado.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.