Previo al encuentro que iba a tener con el presidente Trump el día jueves, tal como lo indica el protocolo, el gobernador Mike DeWine se realizó el test del virus de PCCh el cual dio positivo y lo obligó a cancelar el encuentro. Horas más tarde se realizó una segunda prueba más específica del virus, la que arrojó resultados negativos, según reportó The Gateway Pundit.

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, anunció el jueves por la mañana que había dado positivo por el coronavirus, pero el jueves por la noche, informó que una segunda prueba resultó negativa. La razón de la discrepancia entre los resultados de la prueba no quedó clara por el momento. 

“El gobernador DeWine ha dado positivo por # COVID19. No tiene síntomas en este momento”, comunicó DeWine desde su cuenta de Twitter el jueves por la mañana.

Los resultados de las pruebas iniciales de DeWine se informaron justo minutos antes de una reunión planificada con el presidente Trump en el aeropuerto Burke Lakefront, en Cleveland, donde luego aterrizó el avión presidencial. En lugar de reunirse con el presidente Trump, DeWine se vió obligado a regresar a Columbus donde finalmente se le hizo una segunda prueba de coronavirus. 

La segunda prueba fue un test PCR, que según explicó en su cuenta de Twitter, se trata de una prueba “extremadamente sensible y específica para el virus”. Su esposa, Fran DeWine, y miembros del personal también se lo realizaron.

Horas más tarde, también a través de Twitter, la cuenta de De wine anunció: “ACTUALIZACIÓN: En una segunda prueba COVID-19 administrada hoy en Columbus, el gobernador Mike DeWine ha dado negativo para COVID-19. La Primera Dama Fran DeWine y los miembros del personal también han resultado negativos”.

DeWine, previo a realizarse la segunda prueba, durante una conferencia de prensa transmitida por la tarde desde la entrada de su casa en su granja en Cedarville, Ohio, se había referido al resultado positivo del primer test como “una gran sorpresa para nuestra familia”. En ese momento, obviamente no poseía síntomas, pero planeaba permanecer allí en cuarentena durante 14 días.

Según informó Fox News, hasta la madrugada del viernes, Ohio ha visto al menos 97,471 casos confirmados y más de 3,615 muertes por el virus, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Andrés Vacca – BLes.com