Redacción BLesLos talibanes se han apoderado de Kandahar, la segunda ciudad más grande de Afganistán y prometen llegar en las próximas semanas a Kabul, la capital afgana. El exsecretario de estado Mike Pompeo, responsabilizó a la administración Biden por el avance talibán argumentando que llevó a cabo una “planificación deficiente en la retirada de las tropas americanas”. 

En un comunicado publicado el viernes, los talibanes dijeron que habían tomado el control de la oficina del gobernador de Kandahar, el cuartel general de la policía y otros centros operativos clave en toda la ciudad. “Se incautaron cientos de armas, vehículos y municiones”, dijo el comunicado de los talibanes.

Los insurgentes también tomaron la cercana ciudad de Lashkar Gah y ahora controlan alrededor de un tercio de las capitales provinciales de Afganistán.

Los informes indican que existe pánico generalizado en todo el país y que los ciudadanos afganos están huyendo de las tropas talibanes, la mayoría dirigiéndose a Kabul, viendo la capital como su último refugio seguro. 

Miles de ciudadanos afganos dejaron sus casas y todo lo que tenían para refugiarse en lugares donde los talibanes aún no han llegado, en Kabul las calles están abarrotadas de refugiados esperando recibir algún tipo de asistencia.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), advirtió que existe una preocupante catástrofe humanitaria y que la escasez de alimentos es sumamente grave. Preocupa sobre todo un informe de Save the Children que indica que más de 72 mil niños se encuentran entre los que huyeron a la capital en los últimos días.

Se han establecido campamentos improvisados ​​en los matorrales de las afueras de la capital, mientras que, según los informes, muchos otros han estado durmiendo en almacenes abandonados.

Pompeo, quien ayudó a planificar y ejecutar los primeros días del cambio hacia la retirada de las tropas del país después de 20 años allí, habló con Fox News y manifestó su descontento por la situación, señalando que él y el presidente Donald Trump se habían asegurado de generar múltiples “modelos de disuasión”, a fin de generar una retirada ordenada y controlada. Nada de lo que sucedió finalmente desde que la administración Biden tomó el mando de la situación, aseguró Pompeo.

Le recomendamos: Britney Spears se declara CATÓLICA, pero luego hace algo INESPERADO

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Parece que no han podido ejecutar esto”, dijo. “La estrategia depende de la planificación y la ejecución. Parece que hay un poco de pánico. Espero que tengan la cantidad correcta de personas y las lleven allí rápidamente. Espero que podamos proteger a los estadounidenses de la forma en que la administración Trump tenía toda la intención de hacerlo”. 

Pompeo dijo que la verdadera preocupación en Afganistán no son los talibanes en sí. El temor principal es que el regreso del régimen talibán probablemente hará que Afganistán vuelva a ser un “semillero” de grupos terroristas como Al Qaeda e ISIS, tal como era antes del 11 de septiembre de 2001.

El jueves temprano, el principal republicano del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el representante Mike Rogers de Alabama, advirtió que “durante meses, he presionado al presidente Biden para implementar un plan para evitar la misma situación que está sucediendo ahora en Afganistán. Ahora, las vidas de estadounidenses están en riesgo porque el presidente Biden todavía no tiene un plan”, dijo Rogers en un comunicado.

Paralelamente existe una gran preocupación desde que trascendió que el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió con altos líderes talibanes en la ciudad de Tianjin, en el norte de China, el miércoles 28 de julio, en lo que se consideró un paso significativo en la nueva alianza entre el régimen comunista y el resurgimiento del grupo islamista que busca gobernar Afganistán después de la confirmación de la salida de las tropas estadounidenses.

Según informes oficiales, Wang Yi se reunió con el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, quien encabeza el comité político del grupo. Baradar estuvo acompañado por los jefes de los comités religiosos y publicitarios de los talibanes.

El régimen comunista chino hace alarde de su intervención en Afganistán como una supuesta misión para llevar la paz y la reconciliación a su complejo tejido social. Paralelamente, ha anunciado la extensión de su corredor económico “Belt and Road” a lo largo de su territorio, según informó el Daily Mail.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.