En plena pandemia de coronavirus, los ciudadanos del 7.° distrito de Wisconsin y del 25.° distrito de California fueron a las urnas para elegir diputados ya que sus representantes en el Congreso renunciaron hace unos meses a sus cargos dejándolos vacantes. En EE. UU., cuando un legislador renuncia a su cargo, se realiza una nueva “elección especial” para definir a su sucesor, al revés que en otros países del mundo donde asume el siguiente candidato de la lista del partido ganador sin necesidad de volver a las urnas.

Ambos puestos fueron asegurados por candidatos del Partido Republicano y Trump tendrá 2 nuevos aliados en la Cámara de Representantes. Estos nuevos diputados asumirán en menos de 5 días y terminarán el mandato de sus antecesores, por lo que si no son reelectos en las elecciones generales de noviembre, solo cumplirán un mandato de 1 año.

Mientras los medios progresistas hablaban de que esta elección especial iba a ser el primer indicio de una “Ola Azul” (por el color simbólico del Partido Demócrata) en noviembre, marcando un gran triunfo de la oposición, lo único que se vio es que la figura de Trump está más fuerte que nunca.

7.° Distrito de Wisconsin

El 23 de septiembre de 2019, el diputado republicano Sean Duffy, gran defensor de la gestión Trump, renunció a su cargo debido al nacimiento de su hijo con graves problemas de salud.

Su renuncia disparó una elección especial que debería haberse realizado en enero de este año, pero por problemas logísticos para que voten los soldados que pertenecen a este distrito pero que están sirviendo en el exterior, se pasó para este 12 de mayo.

Este distrito es un territorio que históricamente perteneció al Partido Demócrata, en particular al diputado de izquierda Dave Obey, que ganó todas las elecciones legislativas desde 1969 hasta su retiro en 2011. En 2011, acompañado por la elección nacional de Obama v Romney, el candidato Sean Duffy logró tomar control de este distrito por apenas unos puntos. Desde entonces, logró mantener el puesto en todas las elecciones, extendiendo la brecha con la ahora oposición demócrata, llegando a obtener una diferencia de más de 20 puntos en la elección que acompañó la boleta de Donald Trump.

Con la renuncia de Duffy, el Partido Demócrata vio una oportunidad única de recuperar el distrito, y de la mano de Tricia Zunker, una indo-americana muy comunista, los demócratas llevaron a cabo una campaña bastante cara, enfocados en energías renovables, en leyes anti-armas y en la promoción del aborto.

Su contrincante, el republicano Tom Tiffany, es economista y tiene experiencia en la legislatura estatal de Wisconsin. Realizó una campaña que obtuvo la atención de todo el país, viajando a Washington en reiteradas ocasiones y con visitas especiales del vicepresidente Mike Pence a su distrito. Además, Tiffany tuvo un as bajo la manga, el inexorable apoyo de Donald Trump en la elección, que finalmente le aseguró una victoria por casi 15 puntos.

Con el 100% reportado, Tiffany venció a la candidata demócrata y es el nuevo diputado por Wisconsin en la Cámara de Representantes del país. Llega en un momento clave donde el presidente necesita toda la ayuda posible para pasar leyes que le permitan desenvolverse más fácilmente en la crisis del coronavirus.

25.° distrito de California

Si la anterior elección especial fue un buen resultado, esta dejó a todos boquiabiertos. El 3 de noviembre de 2019 la diputada demócrata Katie Hill se vio obligada a renunciar a su cargo cuando se vio envuelta en un escándalo sin precedentes. El medio RedState había revelado una infidelidad de la legisladora con uno de sus asesores, a lo que luego se sumó una denuncia de abuso sexual por parte de otro de asesor de su equipo y por último otra relación extra-matrimonial con una asistente de campaña mujer en 2018, que terminó con fotos y videos filtrados a los medios.

Con la renuncia y el enorme papelón de la diputada Hill, que en 2018 había logrado sacarle a los republicanos este distrito que manejaban desde 1993, se llamó a una elección especial para este 12 de mayo.

Tras la renuncia de Katie Hill, el Partido Republicano puso su maquinaria a funcionar. El candidato electo para tal hazaña fue Mike García, un veterano de guerra, latino, enfocado en bajar impuestos y endurecer las leyes migratorias. Su mensaje resonó muy fuerte entre los californianos ya que él cumplía con todas las casillas de minorías oprimidas de la filosofía demócrata, pero a pesar de todo eso García es un fuerte conservador. Además, contó con el importante apoyo de Donald Trump.

Por el lado demócrata la candidata fue Christy Smith, una histórica del Partido Demócrata, de centro-izquierda, que contó con el apoyo de toda la cúpula del Partido; la ex-candidata Hillary Clinton, la presidente de Diputados, Nancy Pelosi, las senadoras Dianne Feinstein y Kamala Harris, el gobernador de California, Gavin Newsom, entre tantos otros.

La elección de Smith fue recibida como un baldazo de agua fría para los demócratas más radicales simpatizantes de Bernie Sanders; tanto el cineasta progresista Christopher Smith como el famoso periodista comunista, Cenk Uygur, habían invertido enromes cantidades de dinero para llevarse la nominación pero fueron derrotados por un amplio margen en las primarias el mismo día que Joe Biden venció en casi todo el país a Sanders.

Con 314 de 411 mesas escrutadas (76%) la tendencia ya es prácticamente irreversible. El republicano Mike García habría triunfado en un distrito muy progresista del corazón de California, que abarca a porciones de la ciudades progres de Los Ángeles y Ventura.

Fuente: Derecha Diario.

Temas: