Una peligrosa reforma policial, redistribución de distritos y extralimitación de poder son puntos débiles para el partido de Joe Biden. Mientras, el Partido Republicano prepara sus candidaturas con el apoyo de Donald Trump

Las elecciones de medio término serán más que relevantes para Estados Unidos. Como han afirmado analistas y expertos en política, el evento se traduce en un termómetro. Una especie de referéndum al Partido Demócrata.

Durante este año, EE. UU. ha sido testigo de reformas en políticas migratorias promovidas por el presidente Joe Biden, subsidios que han llevado a muchas empresas a carecer de empleados, aumento de la inflación, progresismo en las instituciones del Estados y la continua narrativa socialista.

Además, los demócratas en el Congreso se han apresurado a emitir proyectos de ley. Un ejemplo es la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd, que apunta a imponer controles y exigencias avaladas desde grupos civiles como Black Lives Matter. Tal como afirmó el senador republicano Roger Marshall en un reciente artículo, las llamadas de los demócratas para desfinanciar a la policía «son peligrosas».

Es así, como el 8 de noviembre de 2022 los republicanos buscarán ganar la mayoría en la Cámara de Representantes donde se renovarán los 435 escaños; y en el Senado, donde serán elegidos 34 curules de los 50 en total. También irán a elecciones 34 de los 50 gobernaciones de todo el país.

A continuación, algunos puntos que podrían jugar en contra del Partido Demócrata, que tan solo posee una estrecha mayoría en ambas cámaras.

Peligrosa reforma policial

En este tema hay profundas divisiones. El dilema comenzó desde que los republicanos rechazaron con 211 votos en la Cámara de Representantes el paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares promovido por Biden. La Administración de inmediato responsabilizó a los republicanos por supuestamente «desfinanciar a la policía». Congresistas de izquierda como Alexandria Ocasio-Cortez salieron a emitir críticas.

«Si bien la Casa Blanca intentó sacar a relucir una narrativa falsa de que su último paquete partidista COVID-19 habría impulsado los fondos para la aplicación de la ley, ni una sola vez el presidente ni ningún demócrata dijeron que los fondos podrían usarse para financiar a la policía cuando intentaron vender la factura», defendió el senador Marshall.

Las críticas demócratas perdieron validez. En junio pasado la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd. Las medidas, podrían jugarles en contra, sobre todo con el aumento de criminalidad en el país. The New York Times determinó que los asesinatos en los tres primeros meses de 2021 subieron 18 % en comparación al mismo periodo de año anterior. El estudio se realizó en 37 ciudades.

También le recomendamos: Policía arrepentido denuncia la sustracción forzada de órganos en China (Video)

Ad will display in 09 seconds

El proyecto de ley contiene cosas como la prohibición de órdenes que permiten el ingreso a los hogares sin notificar a sus habitantes en casos federales de drogas. Obligar a los agentes uniformados federales a usar cámaras en el cuerpo o prohibir las maniobras de restricción por el cuello.

Además, hay otras iniciativas negativas como la del Concejo Municipal de Oakland, que desvió 17 millones de dólares del Departamento de Policía hacia programas de prevención. Seattle, Portland, Los Ángeles, Nueva York y Baltimore también ordenaron recortes presupuestarios.

«Los demócratas son responsables de la crisis de ´desfinanciamiento de la policía´, y deben reconocerla. Y lo harán si los votantes tienen algo que decir al respecto», escribió la columnista Kaylee McGhee White para Washington Examiner.

Redistribución de distritos

A finales de junio, se estimaba que los republicanos tienen 68 % de posibilidades de controlar la Cámara de Representantes, según PredictIt, mercado de predicción en línea. En el Senado hay indicadores más estrechos, con 51 % probabilidades frente a los demócratas.

Sin embargo, hay otro factor que podría jugar en contra al Partido Demócrata y es la redistribución de distritos luego del reciente censo estatal. Sietes escaños cambiaron afectando a 13 estados. Los Angeles Times indica que los republicanos aún dominan la redistribución de distritos en muchos lugares, incluidos cuatro estados de fuerte batalla: Florida, Texas, Georgia y Carolina del Norte.

Los resultados de primera ronda del censo arrojaron que Texas ganó dos curules. Mientras, los estados que perdieron escaños fueron en su mayoría demócratas, según USA Today. La siguiente tanda de datos será publicada a finales de septiembre.

Mientras tanto, la demora con el censo debido a la pandemia, también está provocando que posibles candidatos a la Cámara consideren otras opciones, como postulaciones al Senado. Los representantes demócratas Filemón Vela y Ann Kirkpatrick anunciaron su retiro desde marzo.

Extralimitación de poder

«Los demócratas se meten en problemas cuando se extralimitan en gastos, impuestos, regulación de armas y cuando la frontera es un desastre», declaró Bill McInturff, encuestador republicano y cofundador de Public Opinion Strategies.

Todo lo que hasta ahora ha sido criticado de Biden, podría finalmente convertirse en algo negativo. Inclusive las intenciones que tuvo de aplicar una reforma electoral, bloqueada en el Senado con 50 votos a favor y 50 en contra. No obtuvo los 60 votos necesarios.

Según McInturff todo esto podría juntarse y crear «un ciclo difícil para el presidente Biden y las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado», dijo a The Atlantic.

Además, históricamente las decisiones del primer año de gobierno han sido perjudiciales para el Partido Demócrata. En 2010, durante la presidencia de Obama, perdieron la Cámara de Representantes. En 2002 pasó lo mismo bajo la administración de George Bush y en 1994 con la presidencia de Clinton.

Por lo pronto, los partidos se están configurando para dar la pelea. El expresidente Donald Trump comenzó a anunciar respaldos a varias candidaturas. Por su lado, los demócratas siguen aprobando proyectos de ley antes de los comicios. El escenario poco a poco se va dilucidando.

Oriana Rivas – Panampost.com