Redacción BLes – En la primera parte vimos cómo Bolsonaro tuvo que lidiar con la corporación política, la justicia corrupta, el lobby farmacéutico, los medios hegemónicos y las Big Tech en su afán de liberar a Brasil del Estado profundo y las fuerzas globalistas. 

Sin embargo, probablemente la mayor amenaza que enfrenta el líder conservador proviene del sector externo y está sumamente infiltrada en su país: el Partido Comunista chino.

Ad will display in 09 seconds