Redacción BLes – Katelyn McCauley y Ryan Erickson fueron padres de unos gemelos nacidos a las 22 semanas de gestación en agosto de 2018, pero lamentablemente sus hijos fallecieron por negligencia del personal de un hospital. Katelyn McCauley compartió recientemente su experiencia a través del portal provida Live Action para concientizar sobre la situación que pasó en aquel establecimiento de salud de los Estados Unidos y poder transmitir a otras familias sobre la atención médica que los bebés prematuros deben recibir.

El 12 de agosto de 2018 Katelyn rompió bolsa a las 22 semanas y dos días de gestación. Ella y su prometido Ryan corrieron a la sala de emergencia más cercana en un hospital de Pensilvania, EE. UU., y le confirmaron que se encontraba en trabajo de parto prematuro y que sus gemelos estaban vivos y sanos.

El médico dio esperanzas a los padres confirmando de que los bebés podían sobrevivir porque ya había visto casos como estos y decidió transferir a la madre en ambulancia a un hospital que tiene NICU Nivel III (Unidad Neonatal de Cuidados Intensivos).

Una vez que Katelyn llegó a ese hospital la enfermera le preguntó si quería abortar, ella sin saber si era legal tal cuestionamiento, respondió sin dudar: “¡De ninguna manera! Estoy en trabajo activo y quiero tener a mis hijos”.

La enfermera insistió: “Bueno, normalmente decimos que hay demasiados riesgos para la salud y mucha gente decide interrumpir el embarazo”.

La respuesta de Katelyn fue: “Bueno, yo no soy uno de ellos y mis hijos están sanos, así que no me vuelvas a preguntar”.

Y eso no fue todo, varios médicos especialistas hablaron con la mamá de los gemelos y cada uno de ellos le repetía: “Tienen un 0% de probabilidad de viabilidad y supervivencia”.

De igual manera, tanto Katelyn como Ryan respondían firmemente que querían tener a sus hijos en sus brazos y si la situación se complicaba ambos querían que sus hijos fueran resucitados. Sin embargo, la respuesta de los médicos terminaba en un “no”.

Después de que los médicos insistieran con tantas preguntas, su afirmación de “tienen un 0% de probabilidad de viabilidad” empezó a cambiar a “tendrán problemas de salud extremos”.

Katelyn estuvo en trabajo de parto por 12 horas y su primer gemelo nacido fue Knox, a las 2:32 p.m. “Estuvo perfecto. Se parecía a mí, pero tenía las manos y los pies de Ryan. Nació vivo y respirando, pero el médico que le dio a luz salió corriendo de la habitación en el momento en que lo pusieron sobre mi pecho. Era hermoso y perfectamente formado. El personal no ofreció ayuda y falleció a los 30 minutos de nacer”.

La joven madre consultó si podría mantener a su segundo hijo, Gregory, en el útero ya que solamente Knox había sido el único en romper su bolsa. La respuesta recibida fue que debía dar a luz a ambos bebés de lo contrario podía contraer una infección y estar expuesta a morir.

“Después de que todos sostuvimos a Knox, todavía me acosté en la cama con mi segundo gemelo dentro de mi vientre. Cuando pasaron unas dos horas y todavía no había ningún médico a la vista, le pregunté a una de las enfermeras qué estaba pasando. Los médicos me asustaron tanto que me dijeron que podía morir y luego me dejaron en la cama por más de dos horas sin saber lo que estaba pasando. La doctora finalmente vino a verme y me dijo que definitivamente tenía que dar a luz a mi segundo gemelo, luego confirmó que no tenía la cabeza hacia abajo y dijo que ella tenía que girarlo manualmente. Fue el peor dolor físico que he sentido en mi vida”.

La doctora dijo: “Lo siento, pero ahora sólo tienes 4 cm de dilatación, así que tendremos que darte Pitocin para que empiece el trabajo de parto de nuevo”.

Katelyn respondió: “Es una buena señal, porque mi cuerpo se retrae y se queda con nuestro segundo bebé”.

La doctora se negó nuevamente y rompió de forma manual el saco de agua en donde estaba su segundo gemelo, Gregory. También le dijo que podría tomar de tres a seis horas entregarlo una vez que le administre Pitocin. Su prometido fue a su casa a recoger ropa para ambos bebes: “Mi segundo bebé salió antes de que comenzaran la inducción”, expresó Katelyn.

“He tratado de convertirme en una persona más espiritual después de todos estos horribles eventos, y pensé que este era mi bebé diciendo que no quería que yo tuviera más dolor. Gregory nació a las 5:47 p.m. – respirando – y era tan perfecto como Knox. Se parecía más a Ryan que a mí y era hermoso y perfectamente formado”.

Otra vez, los padres quedaron solos en la sala de parto sin recibir algún tipo de ayuda para sus pequeños.

Katelyn y Ryan pasaron la noche abrazando a sus gemelos. Katelyn solicitó el bautismo para los bebés, pero el hospital no encontró algún pastor. Sólo enviaron a una persona para que hiciera una oración de conmemoración por ellos.

“Después de que me dieron el alta, sentí que no estaba viviendo. Estaba constantemente aturdida, apenas quería ducharme o comer. Sentí que les había fallado completamente a mis hijos, sin que yo tuviera la culpa. Pasé de planear los detalles de mi baby shower a los detalles de su funeral”, dijo.

Después de unos meses Katelyn investigó sobre su caso y múltiples médicos le dijeron que su parto no debió manejarse de esa forma, destacando lo siguiente:

1) Los bebés tenían derecho a un examen completo una vez que nacieron.

2) Una vez examinados los datos, la información debería haber sido introducida en la Calculadora de Viabilidad que utilizan todas las NICU.

3) El hospital, al ser una NICU de Nivel III, estaba más que equipado para ayudar a estos niños a petición de los padres.

Katelyn compartió su historia para concientizar a otras familias y evitar que pasen por una horrible pérdida. “Nadie debería tener que enterrar a sus hijos”, declaró.

Asimismo, Katelyn dijo a Live Action que se comunicó por correo electrónico al hospital en donde fue atendida y recibió lo que parece ser un mensaje automatizado, diciendo: “Gracias por compartir sus preocupaciones con la Comisión Conjunta sobre la pérdida de sus gemelos en agosto de 2018. Ofrecemos nuestro más sentido pésame. La Comisión Conjunta toma en serio cualquier información sobre una de nuestras organizaciones acreditadas. Revisaremos sus preocupaciones y determinaremos si podemos tomar alguna medida…”.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds

Temas: Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.