El presidente de EEUU acumula preocupantes momentos donde confunde nombres, olvida temas y habla de forma extraña ante los periodistas

Aquí vamos de nuevo. Habían pasado más de dos meses desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sufrió una triple caída abordando el avión presidencial, engrosando la lista de sus episodios extraños. Pero esta vez lo que ocurrió no fue accidental.

Durante una rueda de prensa donde anunciaba un acuerdo sobre el plan de infraestructura, Biden fue consultado sobre la preocupación por la escasez de trabajadores en varias industrias, el mandatario ofreció una declaración simplista para los empleadores. «Páguenles más». Lo que llamó la atención no fue la respuesta, sino cómo lo hizo.

Biden susurraba directamente al micrófono, un episodio tildado como «espeluznante» y «bizarro» en redes sociales. No es para menos, la misma actitud la repitió en varias de sus respuestas.

«Hasta ahora conseguí un alivio de $1,9 billones», fue otra de las frases. Así continuó por varios minutos más. Su presencia ante los medios se debía a que el mandatario anunciaba un acuerdo bipartidista por 973.000 millones de dólares en cinco años, o 1,2 billones de dólares en ocho años.

Las imágenes hablan por sí solas. Sin embargo, no quedó allí, la vicepresidente Kamala Harris tuvo que recordarle mencionar un punto importante: el derrumbe de un edificio en Miami que dejó al menos un muerto y más de 50 desparecidos.

Esa fue la frase de Harris cuando Biden se retiraba de su atril donde dio la conferencia de prensa. Luego, el presidente volvió al micrófono para mencionar el lamentable incidente.

Indicó que están en contacto con las autoridades en Miami y con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) que ejecuta inspecciones. «Estamos listos para mover los recursos federales de inmediato si, de hecho, nos lo solicitan», dijo.

Más allá de eso, está el hecho de que este episodio se sumó a los extraños susurros hechos minutos antes. «Estamos listos para mover los recursos federales de inmediato si, de hecho, nos lo solicitan».

Los episodios pasados

El primero, del que se tiene conocimiento público, ocurrió en noviembre de 2020 cuando confundió a su nieta con su hijo fallecido Beau Biden, quien murió en 2015. Tres meses después, en plena rueda de prensa, pareció olvidar donde estaba al punto de preguntarse «¿qué estoy haciendo aquí?». Posteriormente sufrió la famosa caída subiendo al avión presidencial que llenó internet de burlas.

También le recomendamos: “¿Cómo puedo tener 2 títulos de médico si estoy oprimido?”: Hombre expone la farsa de la Teoría Crítica de la Raza (Video)

Ad will display in 09 seconds

No hay información oficial sobre la salud del mandatario. La Casa Blanca se limitó a afirmar que «estaba bien» luego de caerse. Lo preocupante, además de su salud, es la figura que representa Biden: el presidente de una potencia mundial. En sus manos está la paz de todo el hemisferio. Las dudas de la opinión pública son válidas.

Oriana Rivas – Panampost.com

Temas: