Redacción BLesEl reciente escándalo protagonizado por Meena Harris, una sobrina de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, pone de relieve cuánto pueden afectar negativamente los parientes de los mandatarios las políticas de un país. 

En este caso el riesgo es que Meena Harris, de 36 años, obstruya las buenas relaciones entre su país y la India, el segundo país más poblado del mundo, como lo expone Washington Examiner del 10 de febrero. 

En su activismo político contra las políticas agrícolas de la India, Harris escribió sobre el aumento de los “DICTADORES FASCISTAS”, en una alusión al gobierno del cual también dijo que “está poniendo en peligro la mayor democracia del mundo”.

Las intervenciones de Harris van en dirección contraria a las del Departamento de Estado, que apoya al primer ministro de la India, Narendra Modi.

Uno de sus funcionarios dijo al respecto: “En general, Estados Unidos ve con buenos ojos las medidas que mejoren la eficiencia de los mercados de India y atraigan una mayor inversión del sector privado”.   

Harris también ha sido acusada de aprovecharse comercialmente de la posición de su tía Kamala, para impulsar las ventas de sus productos entre ellos un par de libros en los que la menciona.

Por otro lado, tanto Hunter Biden el hijo del presidente, Joe Biden, como sus hermanos Jim y Frank al igual que su yerno Howark Kerin son señalados por recibir ingresos derivados de su proximidad con el presidente, quien también fuera vicepresidente durante ocho años.

Le recomendamos:

A pesar de que la administración Biden asegura que no permitirá relaciones de los parientes de Biden que impliquen tráfico de influencias, tuvo que admitir que Hunter “ha estado trabajando para deshacer su inversión” en una empresa china. 

Hunter Biden continúa teniendo una participación del 10% en la firma china de capital privado BHR Partners, según muestran los registros comerciales chinos, a pesar de múltiples informes de diciembre que sugieren que había vendido su puesto en la compañía.

Asimismo, las revelaciones hechas en octubre por New York Post evidenciarían que la familia Biden ha recibido ingresos por miles de millones de dólares, producto del tráfico de influencias y de la venta de oportunidades a extranjeros adinerados para relacionarse con el círculo de los poderosos personajes que influyen en la política estadounidense.  

Recién en diciembre Hunter Biden fue notificado de una investigación federal en su contra. La investigación alude a una actividad financiera sospechosa con dinero procedente de China y de otros países, dijo Fox News. 

Del código de identificación dado por el FBI al caso, se deducen algunas implicaciones, entre ellas el lavado de dinero, un delito de cuello blanco desconocido y transnacional, informó Fox News.

José Hermosa– BLes.com