Redacción BLes– El expresidente demócrata Bill Clinton, acusado de ‘mala conducta sexual’, alternó en la Convención Nacional Demócrata con las mujeres del movimiento MeToo, que buscan el reconocimiento nacional de la mala conducta sexual.

Por su parte, la escritora Erin Ryan, resaltó el pasado de Clinton, involucrado en escándalos sexuales con funcionarias de la Casa Blanca y aparentemente con los crímenes sexuales contra menores, perpetrados en las residencias del pedófilo Jeffrey Epstein, de quien era amigo

“Todavía estoy horrorizada por la forma en que los Clintons, muchos de sus contemporáneos demócratas, y una prensa mayormente aduladora trataron a Monica Lewinsky y Paula Jones. Clinton también ha pasado una cantidad sospechosa de tiempo con Jeffrey Epstein…”, señaló Ryan en Daily Beast el 16 de agosto

En este sentido, el analista político de Fox News, Brit Hume, comentó la justificación que dio la senadora demócrata Tammy Duckworth a esta mezcla de personajes opuestos en la convención diciendo: “El Partido Demócrata es una gran carpa y todo tipo de gente cabe debajo de ella”.

“Puede que sea una gran tienda, pero ¿no se supone que estamos en medio de un movimiento #MeToo en el que se supone que los políticos depredadores sexuales son tabúes?”, cuestionó Hume, citado por Fox News

Hume también aludió a que en 2016, Bill Clinton había intervenido en la candidatura de su esposa, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, pero “el movimiento MeToo ha estallado desde entonces y parece que va a ser suspendido esta noche”.

Otro de los puntos que le resaltó Ryan fue el considerar que los demócratas aún no entienden el problema de dar preferencia a Bill Clinton sobre otros aspectos que deberían ser más cuidados

“Darle a Clinton una larga alocución mientras solo le da 60 segundos a Alexandria Ocasio-Cortez muestra lo lejos que tienen que ir para entender la coalición que necesitan para ganar”, expresó Ryan insistiendo en que los demócratas deberían prestar más atención a las mujeres y a los jóvenes

A su vez, la editora de The Federalist hizo su aporte a la incongruente presencia de Bill Clinton junto a las promotoras del movimiento feminista MeToo. 

Para Emily Jashinsky ese encuentro en la convención demócrata mostraría “una prueba de que las bravuconadas del establishment demócrata sobre MeToo se referían más a la conveniencia política que a las mujeres”.

Jose Hermosa – BLes.com