Redacción BLesAlrededor de dos tercios de la población de Estados Unidos serían el objetivo contra el cual irían los demócratas, según el impactante documento presentado por un Comité de Acción Política de los demócratas.

“El auge del nacionalismo cristiano blanco es una amenaza a la seguridad nacional”, según el informe liderado por los representantes Jamie Raskin y Jared Huffman, copresidentes del Grupo de Libre Pensamiento del Congreso, y respaldada por el representante demócrata Jerry McNerney, según Just the News, del 20 de diciembre. 

Junto con sus definiciones el grupo emite una serie de recomendaciones para el que supone sería el gobierno del candidato demócrata presidencial, Joe Biden, cada vez más lejos de ser designado a causa de la gran cantidad de fraudes electorales descubiertos.

“Recomendamos: animar al Departamento de Seguridad Nacional y al Departamento de Justicia a que dediquen recursos a programas de desradicalización dirigidos a grupos de odio, incluyendo, pero no limitándose, a los nacionalistas blancos”, expresa el documento.

Y “aumentar la vigilancia de dichos grupos, incluyendo el entorno online, y tomar medidas para abordar el aumento de los crímenes de odio hacia las comunidades religiosas minoritarias”.

Llegando al extremo de: “Cambiar la retórica para etiquetar a los extremistas blancos nacionalistas violentos como terroristas”.

Todo esto luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se convirtiera en el defensor de la libertad de conciencia y del derecho de cada persona a vivir según su propia fe, no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo.

“Sabemos que la fe y la familia, no la burocracia, son el centro de la vida americana. Y por encima de todo, sabemos esto, en América, no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”, dijo el presidente Trump, en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) del 2019.

Para los demócratas la educación debería seguir los lineamientos proporcionados por los asesores demócratas y al margen de la concepción de Dios. 

Le recomendamos:

Para lograrlo el Fiscal General “consultará con la Oficina del Departamento de Asesoría Jurídica para emitir un memorando relativo a la aplicación de la Cláusula de Establecimiento en las escuelas públicas, incluida la protección de los estudiantes contra el proselitismo patrocinado por las escuelas y la enseñanza de un plan de estudios preciso, basado en pruebas y laico, en lugar del creacionismo en las escuelas”.

De estas recomendaciones se desprende una gran similitud con las disposiciones contrarias a la libertad religiosa que identifican al Partido Comunista de China (PCCh), un feroz violador de los derechos humanos.

En la práctica se observa esa inclinación contraria a los valores sociales tradicionales y su esfuerzo por imponer una agenda izquierdista radical.

Esta tendencia se evidenció en la eliminación de los términos de género como “padre, madre, hijo e hija”, a implementarse en el 117º Congreso, según anunciaron los demócratas el 1.° de enero. 

Para la apertura de la ceremonia de instalación del Congreso, celebrada el 3 de enero, el representante de Missouri Emanuel Cleaver, demócrata, pronunció la oración al final de la cual opuso a la expresión “Amén”, la palabra  “a-woman” aplicando una connotación relativa al género.

Esta extraña intervención causó burla e indignación en medio de las aclaraciones sobre el hecho de que la palabra Amén, pertenece al idioma latin, significando “ Así sea”, y no se relaciona con la eventual connotación masculina de “men” [hombres]. 

José Hermosa – BLes.com