Redacción BLes – Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han sido criticados por su burocracia tras aplazar una reunión de emergencia sobre los efectos secundarios de la vacuna COVID-19 para celebrar el Día de la liberación (Juneteenth).

Debido a la nueva fiesta federal, los CDC retrasaron el 17 de junio su reunión para discutir los vínculos entre las vacunas COVID-19 y más de 200 casos potencialmente letales de efectos secundarios relacionados con el corazón en los niños.

El Día de la liberación se convirtió en un día festivo federal después de que el presidente Joe Biden firmara un proyecto de ley para reconocer el día para conmemorar el fin de la esclavitud.

Según National File, la agencia gubernamental canceló la reunión a último momento y reprogramó el evento para el 23-25 de junio.

El tema principal de la discusión parece haber cambiado respecto al original, que estaba previsto que hablara de los efectos secundarios mortales de las vacunas, incluida la aparición de miocarditis entre quienes reciben las inyecciones de COVID-19.

Se han documentado numerosos casos de miocarditis en receptores de la vacuna de Pfizer y AstraZeneca, concretamente en varones adolescentes.

El Dr. Marty Makary, experto en política sanitaria del Hospital Johns Hopkins, ha criticado la decisión de los CDC de cancelar la reunión de emergencia, acusando a la agencia de burocracia.

“Creo que estamos vislumbrando la falta de urgencia que hemos visto en los CDC durante gran parte de la pandemia. Esto es lo que frustra a los médicos, el estado burocrático. Los médicos tienen el deber de servir”, dijo Makary en National File.

Makary también publicó la cancelación de la reunión en Twitter, recomendando que los niños no reciban la segunda dosis de la vacuna experimental hasta que se revisen adecuadamente las complicaciones.

También le recomendamos: La vacuna ARNm podría causar daño celular a corto plazo, revela médica

Ad will display in 09 seconds

Justo antes de que se cancelara la reunión de emergencia, un niño sano de 13 años llamado Jacob Clynick murió en Michigan tres días después de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer. Su tía, Tami Burages, dijo que los resultados preliminares de la autopsia mostraron que Clynick murió de síntomas cardíacos que parecen haber sido miocarditis.

Dan Knight – BLes.com