Redacción BLes – Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. están investigando la muerte de un niño de 13 años del condado de Saginaw, en Michigan, EE. UU., que fue hallado muerto mientras dormía a tres días después de su segunda inyección de Pfizer a mediados de junio.

La noticia sobre la investigación fue comunicada por el Free Press el 2 de julio, afirmando que el departamento de salud del condado se ha puesto en contacto con los CDC para investigar el caso del niño.

“La investigación sobre si existe una correlación entre su muerte y la vacunación está ahora en el nivel federal con el CDC”, dijo el Director Médico del Departamento de Salud del Condado de Saginaw en un comunicado.

“Mientras tanto, el departamento de salud sigue animando a las familias a hablar con sus médicos para sopesar sus propios riesgos y beneficios de la vacunación”.

Jacob Clynick, de Zilwawkee, estaba sano y no tenía problemas médicos subyacentes antes de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer el 13 de junio en una tienda Walgreens.

El preadolescente de octavo grado iba a asistir a la Carrollton High School este otoño, según su tía Tammy Burages.

Después de la inyección, Clynick sufrió fiebre y fatiga, que son efectos secundarios habituales causados por las dosis. Antes de dormirse y no volver a despertarse el 15 de junio, el chico también se quejó de un ligero dolor de estómago.

“Falleció en mitad de la noche en casa”, dijo su tía.

Aunque el departamento de salud del condado no confirmó ninguna conclusión de la autopsia, Burages revisó que el diagnóstico preliminar de la autopsia concluyó que Clynick perdió la vida debido a un corazón hinchado con fluidos alrededor.

Este es exactamente el efecto secundario grave que los CDC dijeron a mediados de mayo que se produce “predominantemente en adolescentes y adultos jóvenes”, y que es más probable que reaparezca después de la dosis 2 de la vacuna.

El 10 de junio, los CDC publicaron un informe sobre la posible dolencia, diciendo que aunque la inflamación puede hacer que la mayoría de los pacientes sean hospitalizados, remitiría en uno o dos días.

Al hablar de la causa de la muerte del niño, Randy Pfau, director de operaciones del Instituto de Ciencias Forenses y Medicina de Michigan, encargado de la autopsia de Clynick, fue bastante impreciso.

“Podemos verificar que estamos manejando la investigación, y eso es lo máximo que puedo compartir”, dijo Pfau. “Sigue siendo una investigación en curso. Sé que los médicos están trabajando en este caso como una prioridad”.

También le recomendamos: Premio Nobel sobre las vacunas: “A la curva de la vacunación le sigue la de las muertes” (Video)

Ad will display in 09 seconds

No ha habido ninguna confirmación oficial sobre la relación entre la muerte de Clynick y las vacunas, pero su tía tenía la esperanza de que la investigación de la autopsia examinara más datos.

“Esta es una de esas cosas en las que sospecho que nunca van a poder decir realmente: ‘Oh, estaba vacunado’ o ‘No estaba vacunado'”, dijo Burages.

“Debe haber algo que hace que ciertos niños sean más susceptibles de tener una reacción cardíaca grave, y creo que Jacob era uno de esos niños. Así que, sea lo que sea lo grave, sea lo que sea el problema de salud subyacente, es algo que quizá nos diga la autopsia”, añadió.

A principios de mayo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) concedió a Pfizer una autorización de emergencia para la vacunación de adolescentes de 12 a 15 años.

Laura Enrione – BLes.com